Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2010
Nuevas energías

Las dificultades de la fusión nuclear

Hace tiempo que la ciencia sueña con dominar la fusión nuclear, una fuente de energía limpia, segura y prácticamente ilimitada. Si bien la investigación en este campo alcanzará en breve un hito histórico, existen dudas sobre si un reactor de fusión.

DON FOLEY

El Centro Nacional de Ignición de EE.UU. (NIF, por sus siglas en inglés) es el sistema de fusión inducida por láser mayor y más potente del mundo; un proyecto de 13 años que ha costado 3000 millones de euros. La ignición está ya muy próxima en el NIF. Dentro de uno o dos años, los 192 láseres de la instalación se concentrarán en una cápsula del tamaño de un grano de pimienta. La energía de bombeo será tal que hará que los isótopos de hidrógeno contenidos en la cápsula se fusionen y liberen energía; igual que en una bomba termonuclear en miniatura.

Si bien esto ya se ha conseguido en el pasado, en todos los casos precedentes de fusión controlada hizo falta que los láseres aportasen una energía mucho mayor que la obtenida en la reacción. En el NIF, sin embargo, cambiarán las tornas. La implosión en el centro de la cápsula liberará más energía que la que entreguen los láseres. En teoría, la energía neta resultante podría acumularse y emplearse para hacer funcionar una central eléctrica. Los combustibles empleados procederían de sustancias presentes en el agua de mar ordinaria, las emisiones atmosféricas serían nulas y tampoco se generarían residuos nucleares.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.