Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Las plumas y la salud de las aves

El estudio microscópico de estas estructuras constituye una valiosa herramienta para identificar patologías.

Guacamayo azul y amarillo. [© EFENZI/ISTOCKPHOTO]

El plumaje es la primera barrera protectora que poseen las aves frente al medio externo y, al igual que el pelo de los mamíferos, ejerce diversas funciones. Entre ellas cabe destacar el mantenimiento de la temperatura corporal (homeotermia) o la comunicación visual con otros individuos de la misma especie. En este último caso, el aspecto de las plumas reviste especial importancia en actividades como el cortejo, sobre todo en los machos, ya que aquellos que presentan mejor condición física suelen exhibir plumajes más llamativos para las hembras y, por tanto, su posibilidad de reproducirse y trasmitir sus genes a la siguiente generación es mayor.

Las plumas pueden servir para detectar diversos problemas de salud en las aves. Nuestro grupo estudia la morfología microscópica de estas estructuras mediante técnicas histológicas. En estas páginas se ilustran algunos ejemplos de alteraciones que afectan a dos especies, el estornino negro (Sturnus unicolor) y el guacamayo azul y amarillo (Ara ararauna), aunque estas pueden observarse en cualquier otro grupo de aves.

En las plumas de los estorninos negros pueden hallarse artrópodos parásitos externos, como los piojos masticadores (orden Phthiraptera). También hemos detectado hongos dermatofitos (como los pertenecientes a los géneros Microsporum y Trichophytum), que digieren la quitina y alteran las plumas. Otra patología muy frecuente es la aparición de una serie de líneas, llamadas bandas de estrés, causadas por la carencia de algunos nutrientes durante el desarrollo de la pluma. Este fenómeno resulta fácil de observar en el guacamayo azul y amarillo, donde una mirada cercana permite detectar que las bandas corresponden a huecos en los que no hay bárbulas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.