Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2012
Astrofísica

Explosiones cósmicas bajo escrutinio

Las supernovas de tipo Ia revisten gran importancia en cosmología, pero su naturaleza resulta aún incierta. Dos estudios aportan nuevos indicios sobre sus orígenes.
NASA/T. STROHMAYER/GSFC/D. BERRY/OBSERVATORIO DE RAYOS X CHANDRA
Las supernovas de tipo Ia son explosiones estelares que se caracterizan por la ausencia de hidrógeno, el elemento químico más abundante en el universo. Según el consenso generalizado, el astro que estalla es una enana blanca perteneciente a un sistema compuesto por dos estrellas. Sin embargo, a qué tipo corresponde la compañera de la enana blanca constituye aún un misterio. Hasta la fecha, ningún sistema progenitor de una supernova de tipo Ia ha sido observado directamente antes de explotar. En agosto de 2011, sin embargo, fue descubierta la supernova SN 2011fe en la galaxia Messier 101, a una distancia de apenas 6,4 millones de pársecs (20,9 millones de años luz) de la Tierra. Se trató de la supernova más cercana y brillante observada en 25 años. Como tal, proveyó una oportunidad única para estudiar, en los datos del descubrimiento y en las imágenes de archivo previas a este, la naturaleza del sistema progenitor. Esa fue la investigación que, hace unos meses, llevaron a cabo de manera independiente dos colaboraciones internacionales.
Las supernovas de tipo Ia se muestran tan potentes que su brillo puede eclipsar durante varias semanas a toda una galaxia como la Vía Láctea, con sus 200.000 millones de estrellas. Las enanas blancas representan el estadio evolutivo final de las estrellas similares al Sol: vienen a ser «diamantes» del tamaño de la Tierra, compuestos de carbono y oxígeno (una cucharadita llena del material de una enana blanca pesaría 10 toneladas), que resultan de la fusión nuclear lenta y estable de hidrógeno y helio durante millones de años. Tras consumir su combustible nuclear, estos astros liberan gradualmente la energía que han almacenado durante su vida al ritmo de una diezmilésima parte de la luminosidad del Sol.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.