Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2012
Astrofísica

Progenitores de las supernovas de tipo Ia

Un estudio del remanente de una supernova de tipo Ia cuya luz barrió la Tierra hace unos 400 años no encuentra señales de la estrella compañera.
NASA/CXC/SAO/J. HUGHES ET AL. (rayos X); NASA/ESA/HUBBLE HERITAGE TEAM/STSCI/AURA (óptico)
Las supernovas de tipo Ia no constituyen una explosión estelar cualquiera: desempeñan un papel fundamental en cosmología. Las medidas de su brillo en función de su distancia a la Tierra han proporcionado la prueba de que el universo se expande a un ritmo acelerado. Sin embargo, desconocemos con exactitud qué sistemas engendran estos violentos estallidos. En un artículo publicado en enero de este año en la revista Nature, Bradley E. Schaefer y Ashley Pagnotta, de la Universidad estatal de Louisiana, llevaron a cabo un análisis que ha arrojado algo más de luz sobre la cuestión.
Se piensa que las supernovas de tipoIa se originan en un sistema formado por una enana blanca y una estrella compañera. De acuerdo con esta hipótesis, la enana blanca (una estrella densa y compacta, compuesta de carbono y oxígeno, que marca el final evolutivo de la mayoría de las estrellas) absorbe materia de su acompañante hasta que alcanza un límite conocido como masa de Chandrasekhar, unas 1,4 veces la masa del Sol. En ese momento, se desencadenan en su centro reacciones termonucleares explosivas y la ignición resultante se propaga hasta la superficie de la estrella, lo que la destroza por completo y eyecta su material a altas velocidades.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.