Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2004
Historia de la astronomía

Las tablas de Ulugh Beg

El núcleo del Zidj de Ulugh Beg ("Tablas de Ulugh Beg") es un catálogo con 1018 estrellas, sus brillos y posiciones.

La obra de Ulugh Beg, soberano de Samarcanda (1394-1449), se alinea junto a una serie de observaciones astronómicas importantes que se remontan a los astrónomos griegos Timocares (ca. 280 a.C.) y, sobre todo, Hiparco de Nicea (ca. 190-120 a.C.). Este último fue también quien comprobó, a través del cotejo de las propias observaciones de la estrella Spica de la constelación de Virgo con las de Timocares, 140 años más antiguas, que la longitud eclíptica de esta estrella había aumentado unos 2 grados. Aunque Hiparco consideraba las observaciones anteriores menos exactas, llegó a la conclusión de que en esa diferencia se encerraba un desplazamiento del punto del equinoccio de primavera sobre la eclíptica (véase la figura 2). Esto tiene que ver con el hecho de que la posición del eje de la Tierra en comparación con el espacio circundante no es fija. Dicha posición describe, en un intervalo de 26.000 años, un círculo alrededor del eje del plano de la órbita terrestre, es decir, de la eclíptica. La Tierra se comporta aquí como un compás; debido a su situación inclinada, además de su propia rotación rápida, describe un movimiento rotatorio lento de la posición de su eje (precesión).

En razón de este movimiento, el punto equinoccial de primavera, es decir, la intersección del ecuador celeste con el plano de la órbita terrestre a lo largo de la eclíptica, se desplaza; realiza en unos 26.000 años aproximadamente un recorrido completo. El meridiano que pasa por el punto equinoccial de primavera recibió el apelativo de "meridiano cero" dentro del sistema de coordenadas de la eclíptica. Después de observar un incremento de las longitudes eclípticas de Spica de unos 2 grados a lo largo de 140 años, Hiparco dedujo una velocidad de precesión de 51,4 segundos de arco al año. Este es un dato de una precisión sorprendente, si lo comparamos con los datos modernos (el valor IAU para el año 140 a.C. da un valor de 49,8 segundos de arco al año). Como punto de intersección entre el ecuador celeste y la eclíptica, el equinoccio de primavera se localiza observando el Sol en el firmamento.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.