Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2006
Genética

Eversión y cierre de los discos imaginales

El ensamblaje del cuerpo de Drosophila adulta, a partir de 21 discos imaginales, está dirigido, en cada disco, por una población especializada de células que, en el proceso, adquieren capacidad invasiva y migratoria.

Uno de los aspectos más fascinantes de los seres vivos reside en la variedad de cambios de forma que experimentan durante su desarrollo. La transformación de una semilla en un árbol o de un embrión en un hombre constituye un proceso complejo, cuyas etapas se suceden siguiendo un programa codificado en los genes.

La metamorfosis de los insectos constituye quizás uno de los procesos que mejor ejemplifican los cambios de forma en los organismos. El desarrollo metamórfico supone una rápida transformación del individuo juvenil (la larva) en una forma adulta radicalmente distinta. Esta estrategia de desarrollo permite la adaptación de las formas juvenil y adulta de un mismo organismo a ambientes y funciones muy distintos dentro del ciclo biológico (figura 1).

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.