Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2006
Biotecnología

Fármacos transgénicos

Se han modificado genéticamente cabras para que produzcan una proteína terapéutica en su leche.
Las proteínas vienen a ser el petróleo en bruto de la biotecnología. Durante gran parte de sus 30 años de historia, la industria se ha esforzado por hallar una fuente de suministro de tales macromoléculas en células de ovario de hámster y otras similares. A finales de los años noventa del siglo pasado, con la llegada de los anticuerpos monoclonales (una nueva clase de fármacos basados en proteínas), la demanda superaba la producción. Durante decenios, los investigadores que crearon la eritropoyetina recombinante, para renovar los hematíes, y los anticuerpos monoclonales, para combatir el cáncer, han buscado formas alternativas de producción.
Tras una larga espera, podría entrar en funcionamiento un nuevo biorreactor, un animal modificado por ingeniería genética para que produzca una proteína terapéutica en su leche. La Agencia Europea de Evaluación de Medicamentos (EMEA) está sometiendo a ensayo la aplicación de una proteína anticoagulante, la antitrombina humana, producida en la leche de cabra, para el tratamiento de una enfermedad hereditaria. La autorización de ATryn, el fármaco en cuestión, culminaría un tortuoso camino de 15 años para los laboratorios GTC Biotherapeutics, empresa de Framingham.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.