Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 1990
Física

La física de superficies

Los avances recientes de la física de superficies están produciendo una avalancha de conocimientos, básicos y aplicados, sobre el comportamiento atómico en el universo en dos dimensiones de las superficies sólidas.

El ser humano se ha sentido siempre fascinado por la superficie de las cosas. Es fácil rastrear en los antiguos testimonios de primitivos científicos, como los adivinos sumerios o los alquimistas medievales, su preocupación por entender el papel de las superficies en el comportamiento cotidiano de las cosas. En el Museo Británico de Londres se guarda lo que probablemente constituye la prueba escrita más antigua de esta atávica curiosidad: una tablilla de la época de Hammurabi, en la que se encuentra, grabada en escritura cuneiforme, una descripción detallada de las formas cambiantes de la interfase entre aceite y agua que los adivinos sumerios utilizaban para predecir el curso futuro de campañas guerreras u operaciones comerciales.
Las aplicaciones prácticas de este conocimiento empírico son, asimismo, antiguas. Ya Plinio describió, con todo pormenor, cómo calmar las olas del mar arrojando pequeñas cantidades de aceite sobre su superficie. Los primeros ensayos sistemáticos que señalaban la importancia de los tratamientos superficiales estaban relacionados con la orfebrería, como la relatada en el manuscrito De proprietatibus rerum, redactado aproximadamente en 1252: "Si se desea unir rígidamente una placa de oro con otra de plata, antes de golpearlas con el martillo, debe uno precaverse contra el viento, el polvo y la humedad, porque si alguna de estas tres cosas se introdujera entre el oro y la plata, no se podrá juntarlas".

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.