Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Marzo 1990Nº 162

Química

La quiralidad del universo

Desde los átomos hasta los seres humanos, la naturaleza es asimétrica en lo atinente a la quiralidad, u orientación correspondiente a una u otra mano. Aparecen ya indicios que conectan la quiralidad en distintos dominios.

Menear

En 1848, al examinar Louis Pasteur cierta sal de ácido tartárico al microscopio, observó que la sal formaba cristales de dos tipos, cada uno de los cuales sería imagen del otro por reflexión en un espejo. Separó los cristales de uno y otro tipo, los disolvió en agua, formó sendas disoluciones e hizo pasar un haz de luz a través de cada una de ellas. Para gran sorpresa suya, una de las disoluciones hacía girar en sentido horario (dextrógiro) a la luz polarizada, mientras que la otra la hacía girar en sentido antihorario (levógiro).

Este precioso descubrimiento, realizado a la edad de 25 años, llevó a Pasteur a desarrollar una teoría de la estructura molecular. Poco se sabía, por entonces, sobre la estructura de la materia a tan pequeña escala; Pasteur postuló que las dos formas distintas de los cristales de tartrato, y su propiedad de hacer girar el plano de polarización en distinto sentido, se debían a que las moléculas componentes de la sal eran, a su vez, de dos tipos: dextrógiro el uno y levógiro el otro.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados