Hace 50, 100 y 150 años

Recopilación de noticias publicadas en Scientific American.
Por Daniel C. Schlenoff

1916: Técnica de extracción de sal en China. [SCIENTIFIC AMERICAN SUPLEMENT, VOL. LXXXII, N.o 2133, 18 de noviembre de 1916]

Noviembre 1966
China industrial
«En agosto de 1960, a consecuencia de las críticas chinas a los dirigentes rusos, la URSS retiró de China a sus consejeros técnicos y especialistas. Las factorías en construcción y las ya en funcionamiento se quedaron sin personal cualificado. Enfrentado a la necesidad de formar a su propia gente para acabar los proyectos y explotar las factorías, el Gobierno chino lanzó un nuevo eslogan: "autodesarrollo". Desde 1960, China dependía esencialmente de sus propios recursos para la formación de ingenieros, especialistas e investigadores. Se tornó retraída y fuertemente recelosa en sus tratos con otros países, comunistas o no, amigos u hostiles. Temía que aquellos con los que podía comerciar se disponían a "robarle". Tal sentimiento no carecía de cierta base, pues parte de los equipos que China había comprado a países comunistas habían resultado obsoletos.»

 

Noviembre 1916
Reservas de sal
«Esta ciudad de casi un millón de habitantes es Tzuliutsing, en China, donde se ubican el mayor número de los pozos de sal más productivos de la provincia de Sichuan y de China. Al llegar a esta ciudad por la carretera procedente del más cercano puerto del tratado, Chungking, nos parece al principio como si nos adentrásemos en una zona petrolífera, pues por todas partes vemos altas torres de perforación y oímos el chirrido de las poleas y el arreo de los búbalos. Los procedimientos que se usan aquí son en esencia tan evidentemente iguales a los que se siguen en Europa y América para abrir pozos y en los campos petrolíferos que uno siente una buena dosis de admiración por el ingenio de los chinos, quienes llevan utilizando esos métodos hace más de mil años.»

Aleaciones del acero
«La producción de metales aleados, una actividad inédita, ha adquirido de repente una importancia especial, a impulsos de la necesidad de aprovechar económicamente las reservas de hierro. Los mayores ahorros en perspectiva se cifran en las aleaciones con metales raros, las cuales brindan un aumento drástico de la resistencia, junto con un menor consumo de material. El uso de wolframio y vanadio viene de antiguo; al molibdeno le aseguran sus productores un futuro que rebasa de largo al de cualquiera de sus competidores. Se dice que los grandes cañones con los que Alemania produjo tan gran destrucción cuando su preparación artillera pilló al mundo por sorpresa en 1914 eran de molibdeno; que, con un contenido de esa sustancia del tres al cuatro por ciento, su duración era veinte veces superior a la de los cañones ordinarios.»

Horario para ahorrar luz
«Aunque es demasiado pronto para emitir un juicio definitivo acerca del éxito de las pruebas sobre el empleo del horario de verano efectuadas el último estío en diversos países europeos, los informes disponibles hasta ahora son casi todos favorables. El cónsul general de EE.UU. informa que con el nuevo horario los vieneses consumieron 142.000 dólares menos de gas. En Inglaterra se dice que la satisfacción con el plan ha sido general, habiendo sido aceptado incluso por los agricultores, quienes en principio se oponían a él.»

Nata eléctrica
«Una montadora de nata accionada eléctricamente es la última incorporación al creciente ejército de aparatos eléctricos. Se compone de una tolva de unos cuatro litros, equipada de una batidora o agitador mecánico. Esta pieza es movida, a través de un engranaje, por un motor eléctrico de un octavo de caballo que puede conectarse al zócalo de lámpara más cercano mediante un cable de tres metros.»

 

Noviembre 1866
¿Aceite de esperma o de petróleo?
«Según Enginering, en los ferrocarriles de Boston y Worcester y de Boston y Maine se está experimentando con aceites de petróleo y de esperma de ballena para determinar cuál es mejor como lubricante. Los resultados fueron como sigue: en cada línea se colocaron sendos vagones en perfecto estado, y se usó solo el de esperma en un bogie y solo el de petróleo en el otro bogie de cada vagón. Tras 30.000 kilómetros de recorrido, todos los ejes y cojinetes se hallaron en buen estado, con un desgaste regular en todas partes, pero con un consumo de aceite un 20 por ciento inferior en el caso del petróleo. Ya solo se emplea ese lubricante. Este, de la mejor calidad, del todo igual al menos a la del aceite de esperma puro, se compra ahora a 13,20 centavos el litro. El precio del litro de aceite de esperma es de 75,20 centavos.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.