Vivir hasta los 120 años

¿Venceremos al envejecimiento?

ANDREW MYERS (fotografía); ANGELA CAMPOS, Stockland Martel (composición)

En síntesis

Las dietas y otras estrategias han fracasado en su intento de alargar la duración de la vida sana, tanto en el ser humano como en otros primates, a pesar de los alentadores resultados obtenidos en organismos sencillos e, incluso, en ratones.

Sin embargo, los mecanismos celulares que se ponen en marcha ante la privación de alimentos están demostrando ser objetivos prometedores para alargar la vida.

Ciertos fármacos, entre los que figuran medicamentos contra la diabetes y contra el cáncer, actúan sobre tales mecanismos. En la actualidad son objeto de estudio para valorar su potencial como sustancias antienvejecimiento.

En marzo, representantes del Libro Guinness de los Récords viajaron hasta Haifa, Israel, para visitar a un confitero retirado de nombre Israel Kristal. El motivo: proclamarle el hombre más viejo del mundo, con 112 años y 178 días. Kristal ha tenido una vida extraordinaria.­

Cuando nació, en 1903, la esperanza de vida de un niño en Polonia apenas rondaba los 45 años. De su infancia recuerda haber lanzado caramelos al emperador austrohúngaro Francisco José I. Como adulto, dirigió una fábrica de caramelos en las proximidades de Lodz. Ha vivido dos guerras mundiales y sobrevivió a casi doce meses de cautiverio en campos de concentración, tres de ellos en Auschwitz. Su mujer y sus dos hijos murieron ejecutados. Tras contraer nupcias de nuevo, emigró a Israel, donde se dedicó a la fabricación artesanal de golosinas. En la actualidad, tiene una veintena de bisnietos. Nacido en la época del alumbrado a gas, este centenario vive ahora en los tiempos de Twitter.

«La hazaña del Sr. Kristal es extraordinaria», comentó Marco Frigatti, director de los récords del Libro Guinness, en un comunicado oficial. En el mundo desarrollado, la esperanza de vida media de un varón raya los 80 años. Solo dos de cada 10.000 personas llegan a centenarias, en su gran mayoría mujeres. A sus 112 años y pico, Kristal se acerca al límite de la longevidad observada en varones. Nadie ha conseguido aún superar a la francesa Jeanne Calment, que en 1997 murió a la edad de 122 años.

¿Qué pasaría si, en vez de traspasar a los 80 u 85 años, una persona viviese 100, o incluso 112 años, como en el caso de Kristal? Las falsas promesas de una vida más larga o, en algunos casos, de la inmortalidad se remontan, por supuesto, a la época de los alquimistas. Hasta la fecha, no existen muchos datos que apoyen semejante optimismo. Pero algunos científicos creen que las personas centenarias como Kristal realmente envejecen más despacio que las demás. Descubrimientos dignos de confianza de las investigaciones biológicas que se llevan a cabo en la actualidad indican que los períodos de gran privación —como los que a buen seguro sufrió el fabricante de caramelos— influyen en la longevidad de las células. Esas investigaciones están desvelando modos de extender esos límites, no mediante dietas sino con medicamentos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.