Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El futuro de la computación

El Laboratorio de Ciencias de Cómputo del MIT está desarrollando una nueva infraestructura para las técnicas de información, que promete hacer realidad una visión largamente acariciada por el director del centro: lograr más, haciendo menos.
El año pasado, varios miembros del Laboratorio de Ciencias de Cómputo del Instituto de Tecnología de Massachusetts viajábamos en avión a Taiwan. Llevaba yo unas tres horas tratando de hacer funcionar en mi nuevo ordenador portátil una de esas tarjetas insertables, para consultar mi agenda. Pero cuando el programa de la tarjeta parecía sentirse a gusto, el sistema operativo protestaba, y viceversa. Fastidiado, pedí ayuda a Tim Berners-Lee, mi vecino de asiento, quien la ofreció gustoso. Una hora más tarde, sin embargo, el inventor de la Telaraña admitía que la tarea excedía de sus capacidades.
Recurrí entonces a Ronald Rivest, coinventor del sistema RSA de criptografía de clave pública. Dando prueba de sabiduría, cortésmente declinó. En este trance, intervino uno de nuestros profesores más jóvenes: "Estáis mayores, colegas. Dejadme a mí." También él, al cabo de hora y media, hubo de renunciar. Así que volví a mi método "experto", que consiste en ir pulsando teclas al azar en las distintas pantallas de asistentes y dirigentes que iban apareciendo sin cesar, hasta que por puro azar logré que funcionase... tres horas después.

Otros artículos del informe especial «El proyecto Oxygen»

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.