Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2007
Debate

¿Cómo surge la consciencia?

Dos esclarecidos neurocientíficos contrastan sus teorías sobre la actividad cerebral que subyace bajo la experiencia subjetiva.

BRIAN CRONIN

En síntesis

Uno de los grandes retos de la neurociencia consiste en explicar cómo emerge el pensamiento consciente a partir de la actividad química y eléctrica del cerebro.

Como paso previo, los investigadores deben identificar qué procesos neuronales tienen lugar cada vez que un individuo experimenta una sensación consciente.

Algunos indicios sugieren que cada experiencia consciente se hallaría asociada a un cambio cualitativo en el funcionamiento de grupos específicos de neuronas.

Otras investigaciones, en cambio, apuntan a una relación de carácter cuantitativo y holístico: la consciencia obedecería a un aumento en la actividad global del cerebro.

La traducción de los procesos cerebrales en conciencia subjetiva constituye uno de los grandes problemas científicos irresueltos. El método científico ha logrado esbozar los acontecimientos inmediatamente posteriores a la gran explosión e identificar los componentes bioquímicos elementales del cerebro, pero se ha mostrado manifiestamente incapaz de explicar el modo en que se engendra la experiencia subjetiva.

Siendo la neurociencia nuestra profesión, nos propusimos contribuir a la elucidación de este problema. Son muchas las ideas y puntos de vista que compartimos. Entre ellas, una de la máxima importancia: la convicción de que el enigma de la conciencia no corresponde a un problema único; antes bien, engloba múltiples fenómenos pendientes de explicación: la autoconciencia (la facultad de poder examinar nuestros propios deseos y pensamientos), el contenido de la conciencia (aquello de lo que se es consciente en un momento cualquiera) y la forma en que los procesos cerebrales se relacionan con la conciencia y la no-conciencia, entre otros.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.