Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Atención médica a través de móviles

ISTOCKPHOTO

La posibilidad de utilizar mensajes de texto, vídeos o aplicaciones de teléfonos inteligentes para mejorar los cuidados sanitarios ha atraído una enorme cantidad de atención y financiación. Pero la «salud con móvil» sigue estando en pañales, y dos nuevos análisis ofrecen resultados poco alentadores. De 75 ensayos comparativos en los que los pacientes utilizaron la telefonía móvil para tratar una enfermedad o adoptar comportamientos más saludables, solo tres mostraron indicios fiables de éxito, según un artículo de revisión publicado en enero en PLOS Medicine.

En otra revisión, los mismos autores examinaron el uso de la telefonía móvil para mejorar la comunicación en la asistencia sanitaria, como el envío de mensajes de texto para recordar las citas a los pacientes; solo 11 de 42ensayos tuvieron resultados positivos.

Rahul Chakrabarti, médico de la Universidad de Melbourne y codirector de la revista Journal of Mobile Technology in Medicine, considera que estas revisiones constituyen hasta el momento el metanálisis de datos más completo sobre la atención médica con móvil.

Las limitaciones de este sistema no deberían desanimar a los investigadores, afirma Caroline Free, epidemióloga de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, que dirigió el análisis. Es posible aprender de las experiencias que funcionaron bien. Por ejemplo, la recepción de mensajes de texto ayudó a los fumadores a dejar de fumar en un ensayo que verificó sus resultados con pruebas bioquímicas. En el único ensayo con pacientes realizado con éxito en un país en vías de desarrollo, Kenia, los mensajes de texto para recordar la toma de antirretrovíricos ayudaron a reducir los recuentos del VIH.

El problema reside en que la mayoría de los ensayos presentaban un diseño defectuoso y muchos no asignaron los participantes a los grupos de referencia y experimental de forma aleatoria. Otros se basaron en la información sobre los resultados que daban los propios pacientes, a pesar de que esta táctica ofrece datos poco fiables. Por otra parte, la mayoría de los ensayos prescindió de los países en vías de desarrollo, donde los teléfonos móviles muestran un mayor potencial para mejorar el acceso a los cuidados sanitarios.

Chakrabarti, que no parti­cipó en la investigación, afirma que los estudios ponen
de manifiesto la necesidad de mejorar la metodología.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.