Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2013
TEORÍA DE JUEGOS

Dilemas cooperativos e inducción hacia atrás (2)

Cómo perder la fe en la racionalidad del oponente.

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

En la columna del mes de junio discutimos una variante del muy conocido dilema del prisionero. En ella, nuestros dos jugadores, Andrés y Bernardo, debían enfrentarse repetidas veces al dilema tradicional.

Recordemos que, en el dilema clásico, los protagonistas deben decidir por separado si delatar a su compañero o no. La condena que cada uno reciba dependerá de la decisión que tomen ambos. El pacto que les ofrece la policía es tal que, si ambos decidiesen cooperar, minimizarían sus respectivas penas; sin embargo, desde el punto de vista de cada uno, la decisión más racional siempre será delatar al cómplice.

El dilema tradicional describe una situación aislada, por lo que no existe ningún mecanismo que incite a cooperar. En la columna del mes de junio nos planteábamos la siguiente pregunta: ¿aparecerá dicho incentivo si obligamos a los jugadores a enfrentarse al mismo dilema repetidas veces? En otras palabras, ¿es posible que, en el dilema múltiple, la decisión racional por parte de cada uno consista en cooperar con el compañero?

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.