Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2013
Ingeniería

Imprimir lo imposible

¿Revolucionará la impresión en 3D la fabricación tradicional?

TRAVIS RATHBONE

La prótesis robótica del Laboratorio Nacional de Oak Ridge parece sacada de una armadura medieval: una mano envuelta en cota de malla, más apropiada para blandir una espada que para asir una taza de café. Pero tanto su esqueleto interno como la delgada red que la recubre se componen de titanio, un material duradero y manejable a la par que liviano. Y los diminutos mecanismos hidráulicos que mueven los dedos dependen de una red de conductos que han sido integrados en la prótesis sin necesidad de taladros, manguitos ni juntas.

Lo que hace especial a la prótesis no son sus habilidades, sino la manera en que ha sido construida. Fue diseñada por ordenador y ensamblada a partir de unas pocas docenas de piezas impresas según la técnica de fabricación aditiva, más conocida como impresión tridimensional. El invento de Oak Ridge deja entrever el futuro de la fabricación: en cuestión de horas, podrán imprimirse objetos antaño imposibles de confeccionar.

«Se trata de un diseño extremadamente complejo y cuyo sistema hidráulico puede funcionar con más de 200 kilogramos por centímetro cuadrado», explica Craig Blue, director del programa de materiales energéticos de Oak Ridge. «La malla sirve para aligerar la estructura, pues añade material solo allí donde se necesita. No existe ninguna otra técnica capaz de construir algo así», subraya.

Mientras la impresión en 3D continúa madurando, los grandes fabricantes como Boeing y General Electric ya han comenzado a emplearla en sus líneas de producción más avanzadas. Al contrario que la fabricación tradicional, basada en tomar un bloque de material y tallar en él la pieza que se desea, la impresión en 3D construye los objetos depositando la sustancia capa a capa. Ello podría cambiar todas las etapas del proceso de fabricación, desde el diseño de prototipos hasta la producción en masa.

Otros artículos del informe especial El futuro de la fabricación

Mi jefe el robot

    • David Bourne

Introducción

    • Ricardo Hausmann

Fábricas virtuales

    • James D. Myers

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.