Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/06/2018 - DESARROLLO EMBRIONARIO

    Logran modificar la forma de los tejidos embrionarios mediante optogenética

    Con ello se está más cerca de la creación de tejidos biológicos con formas personalizadas, lo que tiene importantes repercusiones en medicina regenerativa.

  • 21/06/2018 - Toxicología

    Abuelos expuestos, nietos afectados

    En ratones, los efectos negativos del bisfenol A, compuesto tóxico presente en botellas de plástico, dentífricos o resinas, se observan más allá de la segunda generación. En concreto, la sustancia podría afectar la vocalización de los descendientes.

  • 20/06/2018 - Genética

    Una levadura desafía al código genético

    Entre las reglas verdaderamente inviolables de la vida está la inmutabilidad del código genético. Bacterias, plantas, personas: los seres vivos construyen sus proteínas siguiendo unas mismas instrucciones, codificadas mediante secuencias de unos mismos grupos de tres letras. Pero siempre hay quien que va por libre.

  • 20/06/2018 - Alimentación

    Alimentos de doble filo

    Los aperitivos ricos en grasas e hidratos de carbono activan de manera intensa las áreas cerebrales de recompensa, lo que los convierte en muy gratificantes.

  • 19/06/2018 - Astrofísica

    Cuando una estrella se cruza con un agujero negro

    Se ha observado por primera vez de forma casi directa la fragmentación de un objeto por un agujero negro y la creación de un chorro de partículas ultraveloces.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Marzo 2018Nº 498

Arqueología

Göbekli Tepe, espejo de la transición neolítica

Poco antes de la llegada de la agricultura, en Oriente Próximo se levantaron varios santuarios monumentales. Los investigadores los interpretan como la expresión de un drástico cambio social.

Menear

Cuando me encontré por primera vez entre los gigantescos megalitos me sentí pequeño e insignificante. Me costaba creer que tuvieran 11.000 años de antigüedad», recuerda Oliver Dietrich. Aunque este investigador del Instituto Arqueológico Alemán lleva diez años excavando en Göbekli Tepe, el santuario prehistórico le sigue fascinando como el primer día. La montaña en sí ya tiene algo especial: con sus 800metros de altura, se yergue en el borde septentrional de la llanura de Harrán, en la Anatolia oriental. Con buen tiempo, la vista se extiende hasta Siria. A lo largo de los últimos veinte años, arqueólogos alemanes y turcos han excavado 6 recintos monumentales en la zona. Y la información suministrada por georradares indica la existencia de otros 14, como mínimo. Se han descubierto monolitos colosales, algunos de más de cinco metros de altura. La mayoría están decorados con artísticos altorrelieves que, en muchos casos, representan animales de aspecto arcaico.

Lo que asombra a los expertos es la antigüedad del complejo. Göbekli Tepe, cuyas excavaciones comenzaron a mediados de los años noventa del siglo pasado, está situado en el extremo septentrional del Creciente Fértil, el arco que se extiende desde el Levante meridional y el norte de Siria hasta Irak. Se considera que en esta región nacieron la agricultura y la ganadería; sin embargo, eso sucedió siglos después de que se construyera el santuario. Entre los huesos de animales hallados en Göbekli Tepe no hay ninguno que pertenezca a un animal doméstico, pero sí a gacelas, uros, asnos salvajes, ciervos y jabalíes. También se han encontrado restos de plantas silvestres. Los constructores de los monumentos eran, por tanto, cazadores y recolectores, a los que nadie hubiese creído capaces de algo semejante. Un proyecto arquitectónico de tales dimensiones hubo de requerir abundante mano de obra durante largo tiempo, así como una estructura social que permitiera coordinarla. Por otro lado, los grupos no sedentarios rara vez han sentido la necesidad de plasmar mensajes en piedra de forma duradera ni de dar a sus ideas una forma arquitectónica.

Entretanto, los investigadores han dado un paso adelante y ya no hablan de «revolución neolítica». De acuerdo con los conocimientos actuales, aquel cambio económico y social en modo alguno se produjo de forma abrupta, sino de manera paulatina y en muchas fases que difieren según las regiones. En el décimo milenio antes de nuestra era, los cazadores y recolectores vivían de lo que les proporcionaba la naturaleza. Pero utilizaban plantas silvestres, y es probable que también animales salvajes. Ello les permitió adquirir los conocimientos necesarios para, más tarde, cultivar plantas y criar animales domésticos. También vivían en asentamientos, al menos de forma estacional, aunque aún no empleaban recipientes de barro para conservar, preparar o presentar los alimentos. Los inicios del santuario de Göbekli Tepe se remontan, por tanto, a la fase del Neolítico temprano precerámico (9600-8600 a.C.).

Complejidad extraordinaria
En un principio, a los prehistoriadores les resultó difícil dar crédito a lo que los arqueólogos comandados por Klaus Schmidt, fallecido en 2014, y su sucesor Lee Clare, del Instituto Arqueológico Alemán, habían sacado a la luz. Canteros y albañiles tuvieron que haber trabajado y vivido en aquella meseta durante muchos meses para levantar aquellas construcciones.

 

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.