Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2019
Historia de la ciencia

Hace 50, 100 y 150 años

Recopilación de noticias publicadas en Scientific American.
Por Daniel C. Schlenoff

1869: Gracias a las estanterías móviles, un empleado pone a salvo las existencias durante un incendio. [SCIENTIFIC AMERICAN, VOL. XXI, N.o 14, 2 de octubre de 1869]

1969
Ordenadores de burbujas
«Los Laboratorios Telefónicos Bell han dado a conocer un nuevo método para construir circuitos de procesado electrónico de datos mediante la manipulación del flujo de minúsculas "burbujas" magnéticas (en realidad, dominios magnéticos en forma de cilindros microscópicos incrustados en finas láminas de ferrita). Las burbujas pueden mantenerse en movimiento con menos energía que la necesaria para activar un transistor y, al tener un grosor de solo unas pocas longitudes de onda de luz, pueden empaquetarse con una densidad del orden de doscientas mil por centímetro cuadrado. Pueden crearse, eliminarse y desviarse para llevar a cabo funciones variadas: lógicas, de memoria, de conmutación y de conteo. Se han comprobado flujos de datos de tres millones de bits por segundo.»
El sistema quedó obsoleto en la década de 1980, eclipsado por la mayor rapidez del chip semiconductor y de la memoria flash.

1919
Cerco a la polio
«En EE.UU. nos estamos habituando cada vez más a las epidemias de poliomielitis. Antes de 1907, la parálisis infantil era una enfermedad infrecuente en este país. Desde 1907 se ha presentado, con intermitencia, en verano y en otoño. Podría decirse que los conocimientos esenciales sobre la enfermedad han crecido rápidamente a raíz de los estudios clínicos de Ivar Wickman publicados en 1907. Hoy disponemos de información precisa acerca del microorganismo responsable, de cómo sale del cuerpo infectado, principalmente con las secreciones nasofaríngeas, y penetra en otro ser humano a través de sus membranas mucosas; y, al parecer, solo de ese modo.»


Caballos mecánicos
«El jefe de la oficina de correos de Madrás ha experimentado recientemente con tres automóviles como sustitutos de los vehículos de tracción equina para el transporte de la correspondencia. Se dice que esa experiencia es la primera de su clase en la India y que su éxito ha sido tal que ya va a suprimirse el uso de caballos.»


Caza de buen estilo
«En el informe de la Comisión Departamental que ha estado estudiando la protección de las aves silvestres en Gran Bretaña, se señala que ha aparecido un nuevo peligro para la vida de esos animales en forma de disparos y bombas lanzados desde aeroplanos. Recomienda la comisión que se prohíba emplear aeroplanos contra las aves silvestres.»


1869
Consumidores de arsénico
«Durante mucho tiempo, los hombres de ciencia que han pasado por la región austríaca de Estiria han informado de que en aquel lugar había gente que consumía arsénico. Sin embargo, esa información fue negada por otros, quienes afirmaban que el mineral blanco que se ingería era en realidad yeso. Movido por la importancia del asunto, el consejero médico real, el doctor Von Vest, dirigió una circular a los médicos de Estiria, pidiéndoles que le comunicaran sus experiencias al respecto. Se reunieron 17 informes. El distrito de Hartberg cuenta con no menos de cuarenta individuos entregados a ese hábito. De las distintas clases de arsénico, la preferida con mucho es el blanco, o matarratas, seguido del arsénico comercial amarillo y, tras este, el arsénico natural rojo. Sus consumidores empiezan con dosis del tamaño de una semilla de mijo y aumentan gradualmente esa cantidad. Toman la dosis a diario, a días alternos, o solo una o dos veces por semana. En el distrito de Hartberg prevalece la costumbre de suspender tan insensata práctica durante la luna nueva.»
La cuestión de si los humanos pueden adquirir tolerancia a esa sustancia tóxica parece seguir abierta.


En caso de incendio
«Las estanterías mejoradas proporcionan un medio que permite salvar del fuego con rapidez artículos almacenados valiosos, libros de una biblioteca pública y de armarios, cajas de correspondencia en las agencias de correos, etcétera. El grabado adjunto lo ilustra. Las estanterías forman secciones que pueden cerrase con gran rapidez y sacarse de un edificio a toda prisa sin retirar de ellas los artículos o los libros. Las bases de las estanterías están provistas de rodillos o ruedas que se apoyan en raíles. Esta mejora es merecedora del aprecio general.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.