Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2019
Historia de la ciencia

Linneo y Mutis

Unidos por la naturaleza.

José Celestino Mutis observando un ejemplar de Mutisia, la especie que le dedicó Linneo hijo. Retrato realizado en 1882 por Cipriana Álvarez de Durán de Machado. El cuadro se halla en la Real Academia Nacional de Medicina. [REAL ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA]

Carl Linnaeus (1707-1778), conocido después de haber sido ennoblecido como Carl von Linné (castellanizado Carlos Linneo) es uno de los grandes nombres de la historia de las ciencias naturales, uno que difícilmente será olvidado. Estudió en la Universidad de Uppsala, en la que comenzó a dar clases de botánica en 1730. Sin embargo, abandonó su patria y vivió en el extranjero entre 1735 y 1738, año en que regresó a Suecia en calidad de catedrático de medicina en su alma mater, en la que desarrolló el resto de su carrera. De hecho, su primer gran libro, Systema naturae per regna tria naturae, secundum clases, ordines, genera, speciescum characteribis, diferentiis, synonymis, locis (1735), lo publicó en Holanda. En él estableció los principios que habrían de regir el sistema taxonómico de clasificación de especies.

En las plantas, su verdadera especialidad, el método consistía en contar el número de estambres (órganos masculinos) para determinar la clase, y luego contar el número de pistilos (órganos femeninos) para determinar el orden. Era sencillo, al alcance de cualquiera. Solo había que contar. A continuación creó un sistema para nombrar las especies, que presentó en otro libro, Species plantarum (1753): la denominada nomenclatura binomial, formada por dos nombres, el género y la especie.

El género expresa la pertenencia a un grupo de plantas o de animales, mientras que la especie distingue a los del mismo género y puede venir definida por epítetos que se refieren a muy diversas cosas: origen geográfico, características cromáticas, estructura del organismo, una persona, etcétera. Por ejemplo, Solanum es el término latino (el latín era el idioma que utilizaba, y exigía, Linneo) para un género (formado por unas 1400 especies) que incluía árboles, arbustos y herbáceas; la patata, que pertenece a este género, se denomina Solanum tuberosum («que produce tubérculos subterráneos»), y el tomate es Solanum lycopersicum («melocotón de lobo»).

Para llevar a cabo su programa, cuyo alcance era inmenso, pues se trataba de nombrar y clasificar a todos los organismos vivos presentes en la naturaleza, Linneo necesitaba ayuda de otros. Por ello recurrió a discípulos —como Pehr Löfling (1729-1756), al que envió a España y América, donde falleció (en Venezuela) a la temprana edad de 27 años— al igual que corresponsales extranjeros. Uno de estos fue el gaditano José Celestino Mutis (1732-1808), seguramente el mayor naturalista que haya nacido jamás en España (entre sus muchas aportaciones figura la de haber organizado y dirigido una gran Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada). Después de ejercer como médico en España, Mutis se trasladó a América, al Nuevo Reino de Granada, en 1760 como médico de Pedro Messía de la Cerda, que acababa de ser nombrado virrey de allí. En una carta que escribió desde Cartagena de Indias en mayo de 1763 a un corresponsal desconocido, explicaba algunos pormenores del traslado:

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.