Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2019
Conservación

¿Qué provoca el declive de los insectos?

La destrucción del hábitat y la contaminación son las causas principales de que el treinta por ciento de las especies estén amenazadas.

Algunos de los grupos de insectos más afectados son los coleópteros, como los bupréstidos, las abejas y los lepidópteros (la mariposa monarca de la fotografía). [CORTESÍA DE FRANCISCO SÁNCHEZ-BAYO]

Numerosos estudios han advertido de que los insectos están desapareciendo a un ritmo mayor que otros grupos de animales. Algunos trabajos recientes, realizados por separado en Alemania, Puerto Rico e Inglaterra, han apuntado a una pérdida de la biomasa de insectos de entre el 70 y el 90 por ciento desde los años 80 del siglo pasado hasta ahora, lo que supone una reducción media del 2,5 por ciento al año. Asimismo, los estudios de revisión que han examinado de forma global los datos de varias investigaciones han confirmado esas tendencias. Sin embargo, tales trabajos han tenido un alcance parcial, y se han restringido a grupos individuales de insectos de regiones específicas.

Ahora, en una revisión publicada por nosotros el pasado abril en la revista Biological Conservation, hemos presentado un análisis exhaustivo de taxones de insectos a partir de los datos disponibles de diferentes partes del mundo. Hemos examinado y comparado los resultados de 73 estudios realizados a largo plazo en los cinco continentes. Los resultados demuestran que el 41 por ciento de las especies de insectos se hallan actualmente en declive, y un 30 por ciento están amenazadas (sus poblaciones se han reducido en un 30 por ciento o más). En conjunto, su tasa de extinción local es unas ocho veces superior a la de los vertebrados. Los grupos más afectados parecen ser los escarabajos peloteros, las polillas, las mariposas, las abejas y los tricópteros.

La mayoría de los datos analizados se han recopilado en Europa y Norteamérica, mientras que los datos disponibles de las zonas tropicales y países en desarrollo son muy escasos y dispersos. Aun así, queda claro que estas regiones sufren los mismos problemas que achacan a los países industrializados. Por ejemplo, el 63 por ciento de las abejas de las orquídeas del Brasil se halla en declive, y lo mismo sucede con el 19 por ciento de las mariposas de Borneo.

Nuestro trabajo no se ha limitado a describir el trágico panorama de este grupo de animales, sino que ha indagado en las causas que han llevado a esta situación. De los diferentes estudios se extrae un total de 13 causas, las cuales pueden ordenarse en cuatro grandes grupos: la destrucción de los hábitats naturales, la contaminación, las especies invasoras y el cambio climático.


Destrucción de los hábitats

La conversión de los ecosistemas naturales en campos de cultivo, terrenos industriales o zonas urbanas es la primera causa del declive de las poblaciones de insectos. Ya se trate de pastizales convertidos en campos de trigo, de humedales en campos de arroz, o de bosques en cultivos de soja y verduras, la agricultura moderna ha desplazado a muchas especies de insectos que no encuentran ya sitio donde vivir o reproducirse.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.