Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2016
Materiales

Escasez elemental

La mayoría de los metales de los que depende la tecnología moderna carecen de sustitutos.

Hace medio siglo bastaban un puñado de materiales (la madera, el hierro o la arcilla, por citar algunos) para fabricar los productos de uso común, fuesen industriales o de consumo. Hoy, un solo chip de ordenador contiene más de 60 elementos químicos, del tungsteno al iterbio. La dependencia de tal variedad de recursos ha suscitado el interés de Thomas Graebel, científico ambiental de Yale. A la vista de la creciente demanda de algunos elementos, ¿habrá con qué reemplazarlos si escasean?

En la mayor parte de los casos, la respuesta es negativa. Tras un estudio exhaustivo de las propiedades de varios elementos, sus ciclos de vida y sus aplicaciones, Graedel y sus colaboradores hallaron que no existen sustitutos eficientes para todos los usos de ninguno de los 62 metales o metaloides analizados. Y, en lo referente a los usos principales, una docena de metales carece de alternativa o estas resultan inadecuadas, en el sentido de que implicarían un peor rendimiento. Los resultados aparecieron publicados hace unos meses en la revista PNAS.

Para Graedel, sin embargo, puede que haya algo bueno en las escaseces coyunturales: deberían empujar a los ingenieros a diseñar materiales completamente nuevos y transformadores.

 

Info_Apunte3.jpg

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.