Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2016Nº 473
Historia de la ciencia

Historia de la ciencia

Fertilidad, embarazo y atención al parto durante la Edad Media

La literatura medieval en hebreo sobre salud femenina refleja la pugna
por excluir a las mujeres de la práctica médica legitimada.

Menear

La Memoria de las enfermedades que ocurren en los órganos de la generación es una obra hebrea escrita en Castilla por un autor desconocido a fines del siglo XII o principios del XIII. Organizada en dos partes, dedica su segunda sección a las enfermedades de los órganos reproductivos femeninos. Su autor hace un recorrido por las dolencias relacionadas con el ciclo biológico femenino, explica su etiología, describe los síntomas y ofrece tratamientos; todo ello, de acuerdo con la teoría hipocrático-galénica de los humores. No falta en esta sección un apartado dedicado a las complicaciones del parto, en el que se exponen las distintas causas que pueden dificultarlo, así como las instrucciones que ha de recibir la comadrona —supuestamente del médico— para ayudar a la mujer y facilitar el nacimiento de la criatura.

Para la medicina medieval, hombres y mujeres poseen cuerpos anatómica y fisiológicamente distintos. Esta forma diferenciada de conceptualizar el cuerpo propicia la producción de un corpus de literatura médica que atiende a las peculiaridades y necesidades sanitarias de las mujeres. El siglo xii verá aparecer un género dedicado específicamente a la salud femenina, que circulará por el occidente europeo (en latín, lenguas vernáculas y hebreo) hasta finales de la Edad Media.

Los textos de este corpus están generalmente escritos en masculino y en ellos rara vez aparecen mujeres; cuando lo hacen, es de forma anónima o actuando bajo las órdenes de médicos. Esta ausencia de mujeres en las obras dedicadas a tratar dolencias femeninas resulta llamativa. Sobre todo, cuando algunos textos latinos y hebreos utilizan en sus prólogos el argumento de la modestia y la vergüenza femeninas —aduciendo que las enfermedades de muchas mujeres se agravan porque la modestia les impide mostrar a los médicos sus partes secretas— para justificar la escritura de un tratado sobre salud femenina.

Puede conseguir el artículo en: