Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2016Nº 473
Cartas de los lectores

Gratuito

Sobre experimentación con animales, comunicación celular y luz eterna

Menear

EXPERIMENTACIÓN CON ANIMALES
Del artículo «Un sufrimiento innecesario», de Barbara King [Investigación y Ciencia, julio de 2015], puede extraerse una paradoja que todo investigador deberá pasar por alto si desea aferrarse a la ilusión de que los experimentos con crías de mono son éticos. Las pruebas que se llevan a cabo en tales ensayos persiguen entender el comportamiento de los seres humanos que crecen en condiciones de estrés. Para defender que los resultados puedan tener algún valor, es por tanto necesario admitir que el cerebro y la personalidad de humanos y primates comparten características de desarrollo similares. Pero, si un mono se parece lo suficiente a un humano como para ser un modelo experimental útil, ¿cómo calificar tales ensayos, si no es de crueles y poco éticos?

Bill Tarver
Wokingham, Inglaterra

 

COMUNICACIÓN CELULAR
A mi hija y a mí nos ha fascinado aprender sobre la existencia de las uniones intercelulares, las estructuras que conectan las células entre sí descritas por Dale W. Laird, Paul D. Lampe y Ross G. Johnson en el artículo «Dinámica y función de las uniones intercelulares» [Investigación y Ciencia, julio de 2015]. ¿Se comunican también las células del torrente sanguíneo a través de dichas uniones? ¿Y qué ocurre con los organismos unicelulares, especialmente con aquellos que forman colonias?

James Wurzer
Mary-Elizabeth Wurzer
Comas, Washington

 

RESPONDEN LOS AUTORES: Las células sanguíneas establecen uniones intercelulares durante su proceso de desarrollo en la médula ósea, en el que se comunican con sus vecinas mediante el intercambio de pequeñas moléculas. Durante largo tiempo pensamos que eso no ocurriría con las células maduras del torrente sanguíneo, ya que, si formasen uniones intercelulares, podrían aglomerarse y obstruir las vías circulatorias. Sin embargo, hoy sabemos que los linfocitos «activados» para combatir una infección bacteriana sí establecen uniones intercelulares. Ello podría constituir un paso previo al proceso por el que las células sanguíneas abandonan los vasos para combatir infecciones.

En cuanto a los organismos unicelulares, tanto las células individuales como aquellas que forman colonias, como Volvox, se comunican principalmente mediante señales químicas. Las uniones intercelulares se hicieron necesarias cuando las células que vivían junto a otras comenzaron a desarrollar funciones diferenciadas. Así ocurre, por ejemplo, en los celentéreos del género Hydra. Las células vegetales carecen de uniones intercelulares, pero establecen conexiones mutuas en las que intercambian moléculas y complejos mucho mayores.

 

LUZ ETERNA
En «Toda la luz del universo» [Investigación y Ciencia, agosto de 2015], Alberto Domínguez, Joel R. Primack y Trudy E. Bell hablan sobre cómo medir la luz de fondo extragaláctica, la cual se forma por acumulación de la radiación emitida por todas las galaxias del universo a lo largo de toda la historia cósmica.

¿Cómo puede esa radiación de fondo seguir existiendo hoy? Si, excepto cuando atraviesa una lente gravitacional, la luz viaja en línea recta, ¿no debería haber desaparecido hace tiempo?

David Maranz

 

Al explicar por qué el cielo nocturno es negro, los autores no mencionan un modelo relativista que permite explicar el efecto. Conforme a dicho modelo, la intensidad de la luz de emitida por un objeto en movimiento disminuye en mayor medida cuanto más rápido se aleja la fuente del observador. Según la mecánica cuántica, la intensidad de la luz es proporcional a la frecuencia de la radiación y a la densidad de fotones, la cual, por tanto, también decrece con la velocidad de la fuente.

Philipp Konreich
Universidad de Siracusa

 

RESPONDEN LOS AUTORES: Las galaxias emiten luz durante miles de millones de años, y la mayor parte de dicha luz nunca ha sido absorbida debido lo vacío que se encuentra el espacio intergaláctico. Por tanto, la radiación continúa acumulándose y nosotros seguimos recibiéndola. Esa luz procede de galaxias situadas a diferentes distancias; cuanto más lejos se están, más tiempo ha estado viajando la luz hacia nosotros y antes fue emitida.

En cuanto a la segunda pregunta, y como explicábamos en nuestro artículo, la longitud de onda de la luz se expande de manera proporcional a como lo hace el universo, lo que provoca que la intensidad de la luz procedente de fuentes distantes decrezca. El hecho de que tales fuentes se estén alejando de nosotros y que su «reloj» esté avanzando cada vez más despacio también provoca que la intensidad de la luz disminuya. Todos estos efectos relativistas se incluyen siempre a la hora de calcular la cantidad de radiación procedente de galaxias distantes.

Puede conseguir el artículo en: