Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2006
Neurología

El cerebro maternal

El embarazo y la maternidad cambian la estructura del cerebro de las hembras de mamífero. En virtud de esa transformación, las madres se muestran diligentes con sus pequeños y les prestan los cuidados oportunos.

Las madres no nacen, se hacen. En los mamíferos, desde las ratas hasta los monos y los humanos, las hembras experimentan cambios de comportamiento durante el embarazo y la maternidad. La experiencia transforma organismos autónomos, dedicados a sus necesidades y supervivencia, en individuos centrados en el cuidado y bienestar de su prole. Aunque esta transición viene estudiándose desde hace tiempo, es ahora cuando se empieza a comprender sus causas. De acuerdo con la investigación reciente, las drásticas fluctuaciones hormonales operadas durante el embarazo, el parto y la lactancia pueden remodelar el cerebro de la hembra mediante el aumento del tamaño de las neuronas en algunas regiones y la producción de cambios estructurales en otras.

De esas regiones, unas se hallan implicadas en los procesos mentales que rigen la construcción del nido, la higiene de los pequeños o la protección frente a depredadores. Otras, en cambio, controlan la memoria, el aprendizaje y las respuestas ante el miedo y el estrés. Se ha demostrado que las ratas madre superan a las no preñadas en el desplazamiento por laberintos y en la captura de presas. Amén de motivar a las hembras para el cuidado de su prole, los cambios inducidos en el cerebro por las hormonas pueden intensificar la habilidad para conseguir comida, lo que aumenta las posibilidades de supervivencia de la progenie. Es más, estas ventajas cognitivas parecen ser de larga duración, pues persisten hasta que las ratas madre llegan a la vejez.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.