Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

De nuevo a Marte

La Agencia Espacial Europea lanza la primera parte de una ambiciosa misión
al planeta rojo.

Vehículo explorador de la misión ExoMars, de la ESA, cuya llegada al planeta rojo está prevista para 2018. [CORTESÍA DE LA AGENCIA ESPACIAL EUROPEA]

Marte se ha convertido en un cementerio de misiones robóticas: en total, 26 han fracasado en su intento de llegar al planeta rojo o no sobrevivieron al tomar tierra. Sin embargo, nada de ello ha desalentado a los ingenieros. Ahora le toca el turno a la Agencia Espacial Europea (ESA), que este mes se dispone a lanzar una ambiciosa misión al planeta vecino.

Si todo va bien, el programa ExoMars comprenderá dos viajes. La nave orbital y el módulo de aterrizaje partirán este año a bordo de un cohete ruso Protón desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán. Ambos servirán como patrulla de reconocimiento interplanetaria para el vehículo explorador, que será lanzado en 2018.

Para preparar la llegada de este último, la nave orbital y el módulo deberán completar una larga lista de objetivos. El módulo comprobará varios dispositivos clave pare el aterrizaje, como un ordenador de a bordo, un altímetro por radar y un paracaídas. Mientras tanto, la nave —la de mayor tamaño jamás enviada a Marte— orbitará alrededor del planeta a una altitud de 400 kilómetros y buscará trazas de metano y otros gases que puedan delatar la existencia de vida pasada o presente. También investigará la presencia de agua helada bajo la superficie y, algo no menos importante, posibilitará la transmisión de datos entre la Tierra y el vehículo explorador una vez que este llegue.

El vehículo de la misión ExoMars bien podría anotarse un tanto en la búsqueda de indicios de vida pasada en Marte, señala Peter Willis, científico de investigación de la misión Mars 2020, de la NASA. El robot podrá perforar hasta una profundidad de dos metros, algo nunca logrado con anterioridad, y tendrá a su disposición los instrumentos más sensibles jamás empleados para detectar señales de vida en las muestras extraídas, explica Jorge Vago, científico de proyecto de ExoMars. «Si alguna vez hubo vida en Marte, ExoMars será la primera misión con una oportunidad real de detectar los restos biológicos que haya dejado», concluye el experto.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.