Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

ALTERNATIVAS A LA MATERIA OSCURA
El artículo «Materia oscura compleja», de Bogdan A. Dobrescu y Don Lincoln [Investigación y Ciencia, septiembre de 2015], describe distintos tipos de partículas que podrían constituir la materia oscura. Pero ¿es posible que el fenómeno no tenga que ver con la existencia de nuevas partículas? ¿Podría ocurrir que la atracción gravitatoria disminuyese con la distancia en menor grado de lo que dicta la ley de Newton, y que dicho efecto solo fuese apreciable a distancias de varios años luz? ¿Han intentado los físicos cuantificar esta posibilidad para explicar la velocidad de rotación de las galaxias sin recurrir a la materia oscura?

Martin Licka
Cornellà del Terri, Gerona

 

Se cree que el universo contiene más masa de la que podemos ver, y el artículo da por supuesto que esa masa adicional consta de partículas desconocidas. Pero quizá la búsqueda no debería limitarse a nuestro universo. Tal vez vivamos en un «subuniverso» con dimensiones x, y, z y t, junto al cual existen otros subuniversos extendidos a lo largo de un quinto eje, w. Un acoplamiento gravitacional débil entre estos subuniversos podría crear un aumento en la masa aparente de las estructruras del nuestro, indetectable a pequeña escala pero importante a distancias muy grandes.

David L. Krimm
Lexington, Kentucky

 

RESPONDEN LOS AUTORES: La propuesta de modificar las ecuaciones que relacionan fuerza e inercia (conocida como «dinámica newtoniana modificada», o MOND) permite explicar las curvas de rotación de las galaxias y otras anomalías, pero no todas. Las nuevas teorías de tipo MOND aún requieren postular una cantidad residual de materia oscura para dar cuenta de las observaciones, por lo que la hipótesis de la materia oscura explica los mismos datos con menos supuestos. Según la navaja de Occam, la teoría más simple tiene mayores probabilidades de ser correcta.

En cuanto a la segunda pregunta, ambos autores hemos considerado en el pasado la posibilidad sugerida por el lector, pero hoy podemos decir que dicha hipótesis es falsa, al menos si la dimensión adicional es grande. Si existiesen universos paralelos como los descritos en la pregunta, cada uno de ellos constaría de cuatro dimensiones espaciales infinitas. Pero hemos medido el comportamiento dimensional de la gravedad y hemos visto que se propaga de una manera que «llena» nuestras tres dimensiones. Para simular el efecto de la materia oscura, la gravedad tendría que propagarse en las cuatro dimensiones, lo que implicaría que la fuerza gravitatoria entre dos objetos disminuiría con el cubo de la distancia.

 

EINSTEIN Y HILBERT
En «Einstein y la invención de la realidad» [Investigación y Ciencia, noviembre de 2015], Walter Isaacson escribe: «La mañana del 18 de noviembre [de 1915], el día de la tercera conferencia, Einstein recibió el artículo de Hilbert y se vino abajo al comprobar cuánto se parecía a su propio trabajo».

He quedado extrañado de que el artículo no mencione el descubrimiento
que Leo Corry, Jürgen Renn y John Stachel publicaron en 1997 en la revista Science,
pues este choca con lo que cuenta Isaacson. Como el propio Corry explicó en Investigación y Ciencia [véase «Einstein, Hilbert y la teoría general de la relatividad», por Leo Corry; Investigación y Ciencia, noviembre de 1998], el estudio de los archivos de Hilbert conservados en la Universidad de Gotinga reveló diferencias fundamentales entre la primera versión del artículo que Hilbert envió a la revista de Gotinga (el 20 de noviembre de 1915) y la versión final (publicada el 31 de marzo de 1916). En concreto, el manuscrito original de Hilbert afirmaba expresamente que su teoría no podía satisfacer el requisito de covariancia general y, además, no incluía la forma final de las ecuaciones de campo. Corry y sus colaboradores mostraron que Hilbert modificó su artículo durante el proceso de corrección de pruebas y que Hilbert pudo introducir las ecuaciones definitivas después de haber leído el trabajo de Einstein.

Las diferencias entre la versión de Isaacson y la de Corry me parecen grandes para no explicarlas o justificarlas.

Sergio Miguel Tomé
Aranda de Duero, Burgos

 

RESPONDE ISAACSON: El artículo de Corry, Renn y Stachel aparece citado en mi libro [Einstein: His life and universe; Simon & Schuster, 2007; Einstein: Su vida y su universo; Debate, 2008] y estoy muy familiarizado con él. En mi opinión la situación es compleja, y el asunto se trata en el libro con más detalle de lo que era posible en el artículo. Estoy de acuerdo en que Einstein merece el crédito de la prioridad, y mi artículo no pretendía insinuar otra cosa.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.