Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Vida y muerte del acueducto de Nîmes

Quince años de excavaciones consagradas al acueducto de Nîmes y al puente del Gard han revelado elementos desaparecidos. La historia de este monumento y de su utilización ha sido escrita de nuevo.
"Tras desayunar unos higos excelentes, tomé un guía y fui a ver el puente del Gard. [...] El arte de esta fábrica sencilla y noble me admiró tanto más porque se encuentra en mitad de un desierto, donde el silencio y la soledad hacen que impresione más y que la admiración sea más viva, pues este presunto puente no era sino un acueducto. [...] Recorrí los tres pisos de este edificio soberbio, el respeto impidiéndome casi osar hollarlo con mis pies. [...] Sentí, al tiempo que me empequeñecía, un no sé qué que me elevaba el alma, y yo me decía, suspirando: "¡Que no haya nacido romano!"
Jean-Jacques Rousseau, Confesiones, 1ª parte, libro VI.
El puente del Gard, que tanto asombro causaba al filósofo ginebrino, es el puente-acueducto más notable del mundo romano. Con un alzado de 48,77 metros, soporta el acueducto por donde, hace casi 2000 años, corría el agua de las fuentes de Eure, cerca de Uzès, hasta Nîmes, tras un viaje de 50 kilómetros. Por la altura de sus puentes, pero también por el ingenio de su construcción, el acueducto de Nîmes es una de las obras cimeras de la ingeniería hidráulica romana.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.