Minería del petróleo

Esconden más petróleo las arenas del Canadá que todas las reservas de Arabia Saudí. Hoy contamos con técnicas para sacarle partido a tan inmenso recurso.
El término "petróleo" ha venido siendo sinónimo de crudo, mezcla líquida de hidrocarburos que se filtra a través de los estratos porosos y brota de pozos perforados en el subsuelo. Pero una gran parte de la riqueza mundial de petróleo se halla en forma menos cómoda: una sustancia negra y alquitranosa llamada asfalto, tenazmente adherido a los huecos porosos que dejan entre sí los granos de ciertas arenas y esquistos bituminosos (lodos solidificados). El asfalto no brota a través de esta clase de formaciones. No queda, pues, otro remedio que excavar y sacarlo al exterior en minas a cielo abierto.
Aunque es más incómodo excavar en busca de petróleo que perforar y bombear como de costumbre, no podemos despreciar un recurso de tan enorme magnitud. Por los métodos de tratamiento actuales se podrían obtener unos 300.000 millones de barriles de petróleo de las arenas bituminosas de la provincia de Alberta, más de las reservas de petróleo de Arabia Saudí. Los esquistos bituminosos no prometen tan prodigiosa riqueza en petróleo, pero se estima que Australia contiene por lo menos 28.000 millones de barriles de petróleo así retenido, por no citar los yacimientos de Estonia, Brasil, Suecia, Estados Unidos y China. En total, contando arenas y esquistos bituminosos de todo el mundo, las reservas podrían alcanzar varios billones de barriles de petróleo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.