Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2011
Historia de la ciencia

Biología y agricultura

Campo y artesanía en los oríganes de la genética.

ARCHIVO DE LA FAMILIA SÁNCHEZ MONGE

Poner en la mesa comida más barata, y más alimenticia, que la cena del día anterior ha sido uno de los objetivos de la experimentación agrícola. El cultivo selectivo de plantas se ha convertido en una fuente de alimentos y de acumulación de capital para quien lo ejerce con eficiencia. En las reconstrucciones históricas de la agricultura, la mejora de semillas ha quedado oculta tras el protagonismo de las innovaciones técnicas introducidas por los tractores y los herbicidas. Sin embargo, como advierte la historiadora de la agricultura Deborah Fitzgerald, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, las granjas agrícolas no se parecen a las fábricas y los agricultores están más cerca de los artesanos que de los fabricantes industriales. El proceso biológico de transformación vegetal sigue en el centro de la actividad agrícola.

De ahí que las principales innovaciones no mecánicas que se produjeron en la agricultura entre los siglos XIX y XX procedieran de experimentos llevados a cabo en centros de investigación, generalmente creados por los Gobiernos para contribuir a la mejora y eficiencia de los cultivos, así como a la prevención y tratamiento de plagas. Esas mejoras agrícolas han sido más intensas y peor estudiadas que las innovaciones técnicas derivadas de la mecanización de la siembra y la cosecha. Sucesivas innovaciones biológicas introducidas por la mejora de semillas reconstruyeron el sector agrícola y el ganadero; aumentaron la productividad mucho antes de la invención de lo que hoy se conoce como biotecnología. Las estaciones experimentales fueron laboratorios de la reconstrucción, que devolverían la prosperidad a los países europeos. Algunos de sus hallazgos tardarían casi dos décadas en manifestarse en la producción agrícola, pero constituyeron una de las bases de la mejora de los cultivos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.