Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 2012Nº 435
Panorama

Paleontología

Pierolapithecus y la evolución de los homínidos

Se cumple el décimo aniversario del hallazgo de Pau, el simio antropomorfo fósil que ha contribuido a una mejor comprensión del origen y evolución de los homínidos.

Menear

A finales de 2002, se iniciaban los trabajos paleontológicos asociados a las obras de ampliación del vertedero de Can Mata, en Els Hostalets de Pierola (Barcelona). El descubrimiento, décadas atrás, de algunos restos dentales aislados de hominoideos fósiles en la zona hacía albergar la esperanza de hallar nuevos restos de esos primates. Pero las previsiones más aventuradas muy pronto se vieron desbordadas por los acontecimientos.

Pocas semanas después de iniciar los trabajos, el 5 de diciembre de 2002, los paleontólogos descubrieron un cráneo de un homínido fósil de 11,9 millones de años. Las excavaciones posteriores, cuyos resultados se publicaron en Science en 2004, mostraron que se trataba del esqueleto parcial de un individuo macho, bautizado por la prensa con el nombre de Pau (en alusión a las movilizaciones de esa época contra la Guerra de Irak y por el doble significado de la palabra en catalán: «Pablo» y «paz»), correspondiente a un género y especie nuevos para la ciencia: Pierolapithecus catalaunicus. Desde entonces, los descubrimientos en el vertedero se han ido sucediendo uno tras otro. Se han identificado miles de fósiles de vertebrados terrestres, entre ellos dos géneros de hominoideos (Anoiapithecus y Dryopithecus). El esqueleto de Pierolapithecus sigue siendo, sin embargo, el más completo y el que nos proporciona mayor información. La conmemoración del décimo aniversario de su hallazgo parece un buen momento para recapitular lo que nos ha revelado sobre la evolución de los hominoideos, el grupo al que pertenecemos los humanos y nuestros parientes más cercanos, los simios antropomorfos.

Puede conseguir el artículo en: