Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2012
Investigación

Estado de la ciencia global

Las colaboraciones científicas entre países dan medida de su capacidad creativa.

FUENTES: DIGITAL SCIENCE; MARTIN SZOMSZOR, DIGITAL SCIENCE (datos);
SVEN LAQUA Y ARNO GHELFI (gráficos)

Cuando Mijaíl Gorbachov permitió que Andréi Sájarov viajase a Estados Unidos, una de las primeras instituciones que visitó el famoso físico nuclear fue la Academia de Ciencias de Nueva York. En 1988, los miembros de la Junta de Gobierno de la academia habían encabezado la movilización de la comunidad científica para exigir la libertad de Sájarov, y este deseaba agradecerles todos sus esfuerzos.

La anécdota ilustra lo mucho que ha cambiado el mundo en el último cuarto de siglo, en especial el mundo científico. En los tiempos de la liberación de Sájarov, los países que perseguían investigaciones de calado se contaban con los dedos, y menos eran aún los que permitían estudios independientes de los intereses del Estado. Los investigadores, en la medida en que su trabajo requiriese colaborar con colegas de allende sus fronteras nacionales, tenían que salvar serios obstáculos para conseguirlo. La situación actual es bien diferente.

Otros artículos del informe especial Estado de la ciencia global 2012

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.