Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Octubre 2010Nº 409
Taller y laboratorio

Astroquímica

Caza de meteoritos

Una lluvia pertinaz de micrometeoritos se abate constantemente sobre el planeta. Con paciencia, quizá logremos capturar alguno.

Menear

Cuando visito un museo de ciencias naturales, uno de mis primeros objetivos es descubrir si dispone de colección de meteoritos. A menudo es así. De hecho, en los últimos decenios los meteoritos han dejado de ser una rareza para convertirse en un material sometido a un activo comercio, de ahí que sean cada vez más los museos que pueden acceder a una colección sistemática de tan preciadas joyas de la naturaleza.
Para el científico aficionado, la situación es otra. Raramente dispone de excedentes suficientes como para invertir en piedras provenientes del espacio interplanetario. Pero no todo pasa por los ejemplares de gran tamaño. Con un poco de paciencia, podemos crear nuestra propia colección, eso sí, de ejemplares microscópicos.

El espectro de tamaños de los meteoritos es muy amplio y su frecuencia de caída también. Pese a que las tasas de caída se basan en estimaciones, podemos suponer que en nuestro planeta caen, con una cadencia de decenas de millones de años, meteoritos —o, mejor, asteroides— de tamaño kilométrico; cada miles de años caen meteoritos de decenas de metros; y cada día caen millones de meteoritos de milésimas de milímetro de tamaño, los micrometeoritos.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados