Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2010
Planetas

Exoplanetas habitables

La galaxia se encuentra repleta de planetas. ¿Cómo son? Los modelos teóricos indican que podría haber un gran número de exoplanetas similares a la Tierra. Quizá muchos de ellos alberguen vida.

ron miller

En síntesis

En breve, el número de planetas extrasolares conocidos aumentará de manera espectacular gracias a un nuevo observatorio espacial.

Según los modelos teóricos, los planetas rocosos mayores que la Tierra quizá cuenten con una geología activa y climas y atmósferas estables.

Algunas de esas "supertierras" podrían albergar vida.

Imaginémonos disfrutando del cielo de una noche de verano. Nos encontramos mirando hacia una estrella concreta, en torno a la cual hemos oído que orbita un planeta algo peculiar: es varias veces mayor que la Tierra y, al igual que ésta, se compone sobre todo de roca. Los seísmos sacuden en ocasiones su superficie, gran parte de la cual se encuentra cubierta por océanos. Su atmósfera no es muy diferente de la que respiramos; de hecho, los astrónomos piensan que podría albergar vida.

La escena anterior quizá se convierta en una realidad durante la próxima década. Si bien la mayoría de los 490 planetas extrasolares descubiertos hasta la fecha son gigantes gaseosos similares a Júpiter, algunos de ellos quizá no sean tan diferentes de la Tierra. En breve, la sonda Kepler, de la NASA, un buscador de planetas enviado al espacio el año pasado, descubrirá muchos más.

Por supuesto, tales mundos se hallan a años luz de distancia, por lo que ni siquiera nuestros instrumentos más avanzados logran observar los detalles de su superficie. Lo máximo que pueden hacer nuestros telescopios es detectar signos indirectos de la presencia de un planeta y, a partir de ellos, obtener algunos datos que permitan estimar su masa y el radio de su órbita. En ciertos casos también nos proporcionan información sobre el diámetro del planeta y otras características. En lo referente a los exoplanetas gigantes, resulta posible inferir detalles sobre la composición y la dinámica de su atmósfera.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.