Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2010
Microscopía

Microscopía electrónica ultrarrápida

Una nueva técnica de microscopía permite obtener "fotogramas" de procesos nanoscópicos en escalas de tiempo de femtosegundos.

Wikimedia Commons

En síntesis

La microscopía electrónica ultrarrápida permite "rodar películas" de procesos nanoscópicos que ocurren en intervalos de tiempo de tan solo femtosegundos (10-15 segundos).

Cada fotograma se genera a partir de miles de disparos individuales tomados en tiempos definidos de forma muy precisa.

Sus aplicaciones abarcan un ampilo abanico de disciplinas, desde la ciencia de materiales hasta la medicina.

La visión del ojo humano es limitada. No podemos ver objetos mucho más finos que un cabello (una fracción de milímetro) o resolver movimientos más rápidos que un parpadeo (una décima de segundo). Es cierto que los avances en óptica y microscopía del pasado milenio han sobrepasado esos límites y nos han brindado imágenes exquisitas, como micrografías de virus o fotografías estroboscópicas de una bala durante el milisegundo en el que atraviesa una bombilla. Sin embargo, si hace tan sólo unos años alguien nos hubiera mostrado una filmación de átomos en vibración, habríamos podido asegurar que nos hallábamos ante una simulación o ante la obra de un artista.

En el último decenio, nuestro grupo de investigación en el Instituto de Tecnología de California (Caltech) ha desarrollado una nueva técnica de obtención de imágenes que logra resolver movimientos a escalas atómicas y en intervalos de tiempo tan pequeños como un femtosegundo (10-15 segundos). Puesto que dicha técnica se basa en el microscopio electrónico y, además, permite obtener imágenes a lo largo del espacio y del tiempo, decidimos bautizarla como "microscopía electrónica en cuatro dimensiones" (4D). Gracias a ella hemos logrado filmar la vibración de láminas de átomos de carbono en muestras de grafito tras ser percutidas por un pulso láser, la transformación de la materia de un estado a otro o células y proteínas aisladas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.