Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2010
Física teórica

Twists del destino

La antigua idea de twistores de Roger Penrose desencadena una de las últimas revoluciones en teoría de cuerdas.
george retseck
Afinales del decenio de los sesenta, Roger Penrose, físico y matemático de la Universidad de Oxford, concibió una idea completamente nueva para afrontar el reto de una teoría unificada. En lugar de intentar explicar el modo en que se mueven e interactúan las partículas en el espacio y el tiempo, propuso una descripción matemática en la que los puntos del espaciotiempo se convertían en una estructura secundaria, la cual emergía a partir de un nivel más profundo de la realidad, basado en una estructura matemática que Penrose denominó álgebra de twistores. Su teoría, sin embargo, no llegó a hacerse popular. Quedó estancada durante años, debido a un farragoso aparato matemático y a diversos problemas conceptuales.
Hace unos años, en octubre de 2003, Penrose acudió al Instituto de Estudios Avanzados (IAS) de Princeton, donde visitó a Edward Witten, uno de los más renombrados especialistas en teoría de cuerdas. Hoy por hoy, la teoría de cuerdas representa la apuesta mayoritaria de la comunidad científica para abordar la unificación de todas las interacciones, la gravedad y la mecánica cuántica. Penrose, conocido por no compartir ese punto de vista, quizá se sorprendiese al comprobar que Witten deseaba hablar con él de su olvidada teoría de twistores.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.