Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2017
Reseña

Los límites de lo posible

Una reflexión interdisciplinar sobre los caminos de la evolución biológica.

La lógica de los monstruos
¿Hay alternativas a la naturaleza tal como la conocemos?
Ricard Solé.
Tusquets Editores, 2016

Para cualquier persona con sensibilidad y curiosidad por la naturaleza, leer un libro que nos invita a reflexionar sobre algunos de los principales porqués del mundo en que vivimos, como La lógica de los monstruos, es siempre una estupenda inversión de tiempo. Y si la obra está bien fundamentada y magníficamente escrita, y además tiene un título tan sugerente —no sé a ustedes, pero a mí los títulos de los libros me atraen casi tanto como su contenido—, el resultado es un verdadero deleite. A lo largo de siete capítulos, el biólogo y físico Ricard Solé, uno de los investigadores y divulgadores más brillantes del panorama científico actual, reflexiona sobre preguntas como ¿existen alternativas a la vida y la naturaleza tal como la conocemos?, ¿tienen límites las formas que los organismos pueden adoptar? o ¿por qué nuestro universo tiene tres dimensiones espaciales y una temporal?
 
Tales preguntas no son novedosas en sí mismas, ya que por su carácter fundamental han interesado a pensadores y científicos desde el principio de los tiempos. Sin embargo, lo novedoso de La lógica de los monstruos es la manera en que el autor intenta responderlas. Para ello, Solé nos sumerge en un sugestivo viaje que va desde las bases químicas y moleculares de la vida hasta la teoría de cuerdas para explicar los fundamentos de nuestro universo. Apoyándose en algunos de los resultados más sólidos de la biología, la física y las matemáticas, y asumiendo que la evolución por selección natural no solo actúa sobre lo vivo, sino también sobre procesos como el lenguaje y otras expresiones culturales, Solé nos invita a repensar la naturaleza que nos rodea, explora nuestra capacidad para imaginar criaturas fantásticas y aprovecha la fascinación que siempre hemos sentido por «lo monstruoso». Como se nos dice al comienzo del libro: «Los monstruos, en definitiva, nos han acompañado a lo largo de nuestra historia evolutiva y constituyen una parte esencial del legado cultural de todas las civilizaciones» [véase «La evolución de los mitos» por Julien d’Huy; Investigación y Ciencia, febrero de 2017].
 
A lo largo de la obra, el autor va desgranando algunos de los últimos avances científicos en disciplinas tan variadas como la cosmología, la antropología, la neurología, la lingüística, la física teórica y la inteligencia artificial. El libro analiza lo que la ciencia tiene que decir sobre lo posible y lo imposible, como bien nos recuerdan los indicios científicos que apuntan a que no puede haber una variedad infinita de formas, o «monstruosidades», debido a las restricciones estructurales de los organismos vivos y a las limitaciones de los mecanismos que producen su complejidad, como apuntaba el biólogo Pere Alberch (1954-1998) en un artículo cuyo título inspiró al de este libro.
 
Debido a la gran cantidad de temas tratados y a la complejidad de algunos de ellos, la tarea que se ha planteado Solé no resulta sencilla en absoluto. Es por ello por lo que emplea, con gran acierto, numerosos ejemplos que ilustran y facilitan notablemente la comprensión de conceptos, a priori, muy complicados de entender por un público no especialista, como la teoría de cuerdas o el famoso experimento mental del gato de Schrödinger.
 
La obra llega a la conclusión de que es altamente improbable que haya alternativas a la vida tal como la conocemos hoy, y que los límites de lo posible encuentran su acomodo dentro del conocimiento científico. No obstante, dado que no tenemos respuestas a todas las preguntas planteadas en el libro, el propio autor abre una puerta a la posibilidad de que «existan formas alternativas de pensamiento que quedan fuera de nuestro alcance cuando hemos educado nuestra mente en cierto conjunto de reglas. De ser así, existirían espacios en blanco en el mapa de lo posible, a los que nadie ha accedido jamás y en los que nos aguardan formas distintas de pensar, inventar e incluso de definir teorías». No está todo dicho, pues, en lo que concierne a la comprensión de nuestro mundo, y sin duda la lectura de este libro nos resolverá muchas dudas pero nos generará también muchas otras, algo muy de agradecer en una obra de estas características.
 
Comencé a leer La lógica de los monstruos con gran expectación dado lo atractivo y ambicioso de la empresa planteada por Solé, amén de mi interés y admiración por su obra. Aun así, el libro superó todas mis expectativas. Más allá de lo fascinante de la temática y de cómo el autor desgrana los distintos temas tratados, me ha sorprendido muy gratamente lo bien escrito que está. Su prosa, rigurosa y amena a la vez, consigue que el libro se lea como las novelas más adictivas. De hecho, sus páginas me trajeron a la memoria pasajes de La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón. La lógica de los monstruos también me ha servido para conocer y acercarme a la obra de Alberch, que desconocía, así como para recordar la de otro insigne científico, Joan Oró (1923-2004), cuyos trabajos no leía desde mi época de estudiante de biología.
 
Como posible defecto, únicamente apuntaría que no todos los capítulos están igual de bien hilvanados, algo por otra parte comprensible dado lo variopinto de los temas tratados y su complejidad. También se echa a faltar un capítulo final a modo de síntesis o recapitulación, que creo que vendría muy bien a los alumnos de grado o máster y a aquellos lectores que no puedan acabar el libro en pocos días.
 
En resumen, nos encontramos con una gran obra de divulgación científica a la altura de lo que cabe esperar de un científico y pensador del calibre de Ricard Solé. La lógica de los monstruos es un libro altamente recomendable para todo aquel que sienta curiosidad por comprender mejor nuestro mundo, así como una lectura obligada para cualquier alumno universitario cuyo grado tenga algo que ver con las ciencias de la naturaleza. Al respecto, yo ya lo he incorporado a la bibliografía de la asignatura que imparto a mis alumnos de primer curso en la Universidad Rey Juan Carlos, y animaría a todos mis colegas profesores a que hicieran lo mismo.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.