Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Agosto 2017Nº 491
Apuntes

Oceanografía

Gratuito

Territorio submarino desconocido

La búsqueda del avión desaparecido del vuelo MH370 ha permitido cartografiar una parte inexplorada del fondo del océano Índico.

Menear

Cuando un vuelo de Malaysia Airlines desapareció en 2014, se dijo que la enorme zona submarina donde se estaba efectuando la búsqueda era principalmente plana. Ahora, sin embargo, el primer estudio científico derivado de aquellas pesquisas ha revelado la complejidad topográfica de una región apenas explorada del océano Índico sudoriental. Dicha zona incluye el punto en el que el subcontinente indio y los continentes australiano y antártico se separaron durante la fragmentación del supercontinente Gondwana. Con una resolución 500 veces mayor que la de las mediciones por satélite previas, los nuevos mapas han convertido borrosos grupos de píxeles en accidentes muy bien definidos: extrañas crestas y cráteres submarinos (pockmarks), así como una vasta meseta que termina en un abrupto precipicio con grandes corrimientos de tierra.

Los nuevos datos geofísicos, adquiridos con sónares de última generación instalados en barcos y sobre los que este año se publicó un artículo en Eos, abarcan 2500 kilómetros de lecho marino. «No cabe duda de que se trata de un conjunto de datos sin precedentes, tanto por la magnitud del área cartografiada como por lo que revela de una zona de suelo oceánico profundo que apenas había sido explorada», sostiene Kim Picard, autora principal del artículo y geocientífica marina de la Agencia de Geociencias de Australia.

Este organismo público tiene pensado hacer pública la primera remesa de datos hacia esta época del año, a los que seguirán más a mediados de 2018. Una vez que los mapas estén listos, los científicos podrán abordar todo tipo de preguntas aún abiertas sobre una región con una compleja historia tectónica. Uno de los misterios, explica Millard Coffin, coautor del estudio y geofísico marino de la Universidad de Tasmania, es una enigmática textura del lecho oceánico conocida como «tejido de expansión»: crestas pequeñas y alargadas que, por lo general, discurren en paralelo a fosas abiertas en el fondo marino donde dos placas se están separando, lo que permite que el magma ascienda. El fenómeno puede ser consecuencia de repetidos brotes de vulcanismo a lo largo de dorsales mediooceánicas; algo que, según investigaciones previas, estaría ligado a ciclos de edades de hielo y de calentamiento. La investigación de estas y otras características podría ayudar a dilucidar por qué la expansión del fondo oceánico ha sido más compleja en el Índico que en el Atlántico, apunta Coffin. La mejora de la resolución también permitirá entender mejor otros procesos del océano profundo, explica Picard, incluidos los corrimientos de tierra y los pockmarks, accidentes similares a cráteres y posiblemente causados por el escape de un fluido o gas desconocido.

La tragedia de Malaysia Airlines fue una de las más desgarradoras de la historia de la aviación: 239 personas desaparecieron sin que una larga búsqueda internacional fuese capaz de obtener indicios ni esclarecer las causas. A pesar de todo, como señala Coffin, «de ella están surgiendo todo tipo de nuevos conocimientos sobre el fondo marino».

Puede conseguir el artículo en: