Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Los fósiles del futuro

Los restos humanos y de animales domesticados acapararán el registro fósil.

La industria cárnica producirá fósiles distintivos. [ANWAR AMRO, GETTY IMAGES]

La humanidad se ha erigido en la fuerza dominante del planeta, que aboca a otras especies a la extinción, transforma la superficie terrestre y altera el clima. Nuestra influencia seguramente perdurará millones de años, pues, según una investigación publicada en marzo en Anthropocene, parece que también dominaremos la paleontología en el futuro remoto. El nuevo estudio afirma que los fósiles de mamífero de la actual era geológica consistirán casi por entero en restos humanos y de animales de granja y compañía.

«Nosotros y nuestros animales colmaremos el registro fósil de los mamíferos», asegura Roy Plotnick, paleontólogo de la Universidad de Illinois, en Chicago, y autor principal del estudio. «El registro fósil del futuro incluirá multitud de esqueletos humanos alineados.»

La reciente investigación supone la continuación lógica de un artículo de 2016 en el que Plotnick y sus colaboradores examinaron si las especies amenazadas acabarían en el registro fósil. Demostraron que menos del 9 por ciento de los mamíferos amenazados acabarían en él. Después de saber qué fósiles no estarían presentes, a Plotnick le intrigaba saber cuáles sí lo estarían.

Así que él y la coautora Karen Koy, paleontóloga en la Universidad Estatal del Oeste de Misuri, revisaron meticulosamente cómo han variado a lo largo del tiempo la abundancia y la distribución de la especie humana, de los animales domesticados y de la fauna silvestre, en todo el mundo y en el estado de Michigan. En este último, compararon los cementerios y los vertederos con yacimientos donde suelen aparecer fósiles de mamíferos del Pleistoceno y del Holoceno. También tuvieron en cuenta el modo en que el tratamiento de los restos por parte de nuestra especie difiere de los procesos naturales.

Hallaron que, aparte del fuerte declive de la fauna en todo el planeta, el desarrollo humano también está acabando con las marismas y otros lugares propicios para los procesos de fosilización. Sumado esto a la vasta abundancia de personas y de animales domesticados —el 96 por ciento de los mamíferos terrestres son personas o animales de granja, según un estudio de 2018—, de estos resultados se deduce que la probabilidad de que la fauna silvestre quede representada en el registro fósil es sumamente baja. (Plotnick y Koy también predicen que el perro y el gato sí quedarán conservados, dada su amplísima distribución geográfica.) Y los fósiles del futuro probablemente tendrán un aspecto muy distinto de los que hallamos hoy. Por ejemplo, incluirán huesos troceados procedentes de la industria cárnica, esqueletos humanos íntegros acumulados en los cementerios, y amontonamientos de cadáveres de ganado en los vertederos.

La enorme envergadura de esos cambios causa asombro, afirma Kate Lyons, paleoecóloga en la Universidad de Nebraska-Lincoln, ajena al nuevo estudio. «Conforme leía el artículo, me entristecía pensar en todas las preguntas de ecología que puedo plantearme con el registro fósil del Pleistoceno que en cambio no tendrán respuesta con el registro del futuro.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.