Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Nueva venda hemostática

El nanomaterial con que está hecha acelera la coagulación.

THOMAS FUCHS

Las hemorragias profusas constituyen una de las principales causas de muerte evitable. A menudo los vendajes no consiguen detener el sangrado. Ahora, afirman haber inventado una venda que repele la sangre y las bacterias, al tiempo que promueve la rápida coagulación y se arranca sin reabrir la herida.

Un equipo de la Universidad Nacional de Singapur y de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich que estaba desarrollando recubrimientos hemófugos de aplicación médica descubrió un efecto inesperado en una mezcla de nanofibras de carbono y silicona: acelera la coagulación. Así que pulverizaron la mezcla sobre una gasa de algodón corriente y aplicaron calor para que se adhiriera. En las pruebas de laboratorio y en los experimentos con ratas, el nuevo apósito promovió la producción de fibrinas, las proteínas que forman una malla en la herida que facilita la coagulación. El vendaje también permaneció seco porque repele la sangre, lo cual facilita despegarlo de la herida. Y un estudio con Escherichia coli mostró que las bacterias en solución no quedan adheridas a él. Los investigadores describieron sus hallazgos el pasado diciembre en Nature Communications.

Uno de los autores, Choon Hwai Yap, ingeniero biomédico en la Universidad Nacional de Singapur, afirma que serán precisas más pruebas para averiguar por qué las nanofibras facilitan la formación de la fibrina. Pero destaca que la fabricación del material es económica y reproducible a gran escala. «Creo que el nuevo vendaje puede tener un gran efecto en las heridas graves, como las provocadas en accidentes de tráfico o en combate», explica Yap. «En tales situaciones se intenta detener la hemorragia lo antes posible impidiendo que la sangre mane, en lugar de absorberla y retirarla del cuerpo.»

Esko Kankuri, investigador en farmacología cardiovascular y regeneradora en la Universidad de Helsinki que no ha participado en el estudio, advierte de que serán necesarios ensayos en humanos para demostrar las virtudes de la venda. «Este estudio supone una demostración preliminar de las propiedades del material sobre la sangre en heridas recién abiertas que no revisten complicaciones», explica. «Los resultados son excelentes y alentadores, pero las condiciones de laboratorio distan mucho de las reales.»

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.