Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Plantas invasoras que favorecen las plagas de insectos

Al alterar la estructura y la composición de los ecosistemas, las plantas exóticas facilitan la proliferación de insectos herbívoros dañinos.

Las masas de mimosa atraen, entre otras especies, al chinche verde (Nezara viridula), posado aquí en sus flores. [JONATAN RODRÍGUEZ]

Las plantas invasoras, especies exóticas que han sido introducidas de forma fortuita o intencionada en ecosistemas autóctonos, son una de las principales amenazas para la conservación de la naturaleza en todo el mundo. Muchas de ellas forman densas masas uniformes que alteran los hábitats y provocan una pérdida de biodiversidad. No solo modifican las características fisicoquímicas del medio, como la temperatura y la luz, y los nutrientes y la humedad del suelo; también alteran la composición y la estructura de las comunidades microbianas del suelo, la relación de las plantas con los consumidores primarios (los herbívoros) y, como consecuencia, la de estos con los depredadores. En general, interrumpen muchas de las interacciones existentes entre las especies autóctonas.

Cuando una planta con potencial invasor se introduce en una región distinta a su área de distribución, suele diseminarse con rapidez, sobre todo porque se ve liberada de sus enemigos naturales. Sin embargo, nuestros últimos estudios indican que no siempre sucede así: algunas plantas invasoras adquieren nuevos enemigos en la región que acaban de colonizar. Pero ¿llegan estos a ejercer un control efectivo sobre las invasoras?

En Galicia hemos comprobado que a menudo no lo consiguen. Es más, varios herbívoros invertebrados se están expandiendo a costa de ellas, que les proporcionan alimento y hábitat. Algunos son insectos responsables de plagas y otros son vectores de virus o bacterias que se transmiten entre plantas. La cigarra espumadora (Philaenus spumarius) funciona como vector de Xylella fastidiosa, una bacteria que amenaza a múltiples cultivos, entre ellos los olivos. Dos plantas invasoras, ambas introducidas en Europa hace más de un siglo, son huéspedes de este insecto: la mimosa (Acacia dealbata), originaria de Australia y Tasmania, y la uña de gato (Carpobrotus edulis), originaria de Sudáfrica. Ello supone un riesgo para los cultivos colindantes. Nuestros resultados, publicados en Biological Invasions, indican que deben tomarse medidas de conservación en los ecosistemas autóctonos para evitar que los daños se intensifiquen a causa de las plagas.

[El artículo completo (PDF) incluye un reportaje fotográfico de 2 páginas con imágenes de insectos hervíboros alimentándose de plantas invasoras.]

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.