Simulacros de evacuación

Los experimentos con multitudes permiten evaluar el efecto de la competitividad o de los obstáculos en el tiempo de desalojo de un local.

Los soldados del regimiento de infantería América 66 (acuartelado en Aizoáin, Navarra) durante un simulacro de evacuación. Un programa de análisis de imágenes permite identificar los gorros rojos y obtener la velocidad (flechas amarillas) de los soldados en cada fotograma del vídeo. [ÁNGEL GARCIMARTÍN E IKER ZURIGUEL]

Para estudiar cómo se comportan las muchedumbres se requieren datos experimentales precisos. Los modelos matemáticos contienen parámetros libres que es necesario ajustar, ya que sus valores no se conocen de antemano. Por ejemplo, el modelo de fuerzas sociales del físico alemán Dirk Helbing posee cuatro de esas cantidades (como la velocidad a la que pretenden desplazarse las personas o el tamaño del espacio personal que desean guardar para sí), que además dependen de la situación: no es lo mismo entrar a un restaurante de postín que a un centro comercial en temporada de rebajas, o que desalojar un local en una situación de emergencia. Dado que los patrones de comportamiento solo suelen apreciarse en los promedios estadísticos, para obtener los valores de esos parámetros no basta con la observación fortuita o aislada de un solo caso: hay que realizar experimentos y repetirlos muchas veces en las mismas condiciones.

Nuestro equipo de la Universidad de Navarra lleva años analizando el comportamiento de una multitud al evacuar una sala de manera apresurada. Hemos elaborado programas informáticos que nos permiten obtener la posición y la velocidad de las personas en función del tiempo mediante el procesamiento de imágenes. De esta manera, se pueden medir el campo de velocidades, la densidad de personas por metro cuadrado en cada zona o el flujo instantáneo (el número de personas que atraviesan la puerta por unidad de tiempo).

Hemos comprobado que hay fenómenos que aparecen una y otra vez, en distintas situaciones y de manera reproducible: se trata de resultados muy robustos. Uno de ellos es el efecto faster is slower (cuanto más rápido, peor), el cual implica que, a mayor competitividad (cuantos más empujones haya), más se tarda en salir. La presión, que puede medirse con diversas técnicas, complica y alarga los atascos, lo que representa un grave peligro cuando el gentío pugna por escapar a través de una puerta estrecha. Los simulacros de evacuación muestran que la competitividad (por supuesto, sin llegar a situaciones peligrosas) afecta negativamente al flujo promedio.

Artículo incluido en

La muchedumbre en ecuaciones

    • Bertrand Maury
    • Sylvain Faure

Físicos y matemáticos han desarrollado modelos de multitudes que describen la evacuación de un edificio o el tránsito de pasajeros en una estación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.