Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2013
Astrofísica

El observatorio infrarrojo Herschel

Un telescopio espacial de grandes dimensiones para estudiar el universo frío.

CORTESÍA DE LA ESA

En síntesis

El observatorio espacial Herschel, de la Agencia Espacial Europea, estudia el universo en frecuencias infrarrojas y submilimétricas con una resolución espacial nunca alcanzada con anterioridad.

La radiación infrarroja permite estudiar fenómenos y objetos imposibles de observar con otros medios, como los procesos de formación estelar, el universo frío o las galaxias más antiguas del cosmos.

La construcción del observatorio Herschel ha batido varios récords. Entre otros, la misión posee el mayor telescopio jamás puesto en órbita y los receptores infrarrojos más sensibles jamás construidos.

El observatorio espacial Herschel, una de las misiones de mayor calado de la Agencia Espacial Europea, ha sido diseñado para escudriñar el universo en frecuencias infrarrojas y submilimétricas. Equipado con un telescopio de 3,5 metros de diámetro y con tres sensores refrigerados a temperaturas cercanas al cero absoluto, Herschel fue lanzado el 14 de mayo de 2009 en un cohete Ariane 5 desde la base de Kourou, en la Guayana francesa. Unos 50 días después llegaba a las inmediaciones del segundo punto de Lagrange del sistema Tierra-Sol, situado a unos 1,5 millones de kilómetros de nuestro planeta, desde donde lleva más de tres años transmitiendo datos de calidad extraordinaria.

Durante su período de funcionamiento (se prevé que la misión finalice en marzo de este año), Herschel ha cosechado todo tipo de resultados de gran relevancia en áreas tan dispares como el estudio de los objetos más lejanos del sistema solar, los procesos de formación de estrellas, la evolución de las galaxias o la química del medio interestelar. Dos tercios de su tiempo de observación han sido asignados a distintos grupos investigadores a través de una selección de propuestas abierta a la comunidad científica internacional. Otra parte se ha dedicado a los proyectos clave de la misión: programas observacionales a gran escala que abordan de manera global investigaciones de particular importancia científica.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.