Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La cometa motriz

Una turbina eólica volante convierte los vientos marinos en energía eléctrica.

Jake Stangel

La fuerza de los vientos oceánicos puede impulsar a velocidades de hasta 90 kilómetros por hora la cometa que arrastra un surfista sobre la superficie del mar. En la actualidad se está intentando aprovechar la energía de esos vientos para generar electricidad. Destaca en ese proyecto la turbina aerotransportada Wing 7, aquí representada. Consiste en una especie de aeromodelo autónomo que está enlazado a tierra o a una plataforma flotante; cuando el viento arrecia, los rotores elevan el artefacto hasta más de 240 metros y le hacen describir un círculo perpendicular a la dirección del viento. A medida que el aire recorre el ala de fibra de carbono, los imanes permanentes de los rotores giran y producen electricidad. «Los rotores son a la vez hélices y turbinas», señala Corwin Hardham, gerente y cofundador de Makani Power, la compañía creadora del Wing 7. A bordo lleva un ordenador que realiza ajustes continuos.

La idea de crear energía por medio de cometas, para evitar los volubles vientos próximos a la superficie terrestre, se remonta varios siglos. En fecha más reciente, hacia la década de los setenta del siglo XX, se había intentado recoger energía volando dentro de corrientes de chorro. Para afrontar ese reto, Makani se propone diseñar una cometa que vuele en círculo sobre el océano, donde los vientos son bastante regulares, y recorra una zona del cielo muy extensa. Aun con vientos débiles, incapaces de accionar una turbina tradicional, este ligero prototipo, con una línea de anclaje, puede alcanzar más de 160 kilómetros por hora y generar así energía. En este momento, el modelo Wing 7 produce energías de hasta 30 kilovatios, ligeramente menos que un típico motor de automóvil. Para 2016, Makani planea desarrollar e instalar su primer dispositivo generador de 600 kilovatios, equiparable a una pequeña turbina eólica terrestre.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.