Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2013
Medioambiente

Nanopartículas inorgánicas

Riesgos y beneficios ambientales.

Investigación y Ciencia

La industria de los semiconductores, la electrónica y la microelectrónica, y la fabricación de productos tan variados como cosméticos, artículos de limpieza y cuidado personal, utensilios del hogar, pinturas, prendas de vestir, componentes para el automóvil, etcétera, vienen utilizando nanopartículas (NP) y otros dispositivos y estructuras de tamaño nanométrico desde finales de los años noventa. En fecha más reciente, se ha extendido su uso a los sectores energético, biomédico, aeroespacial y de la construcción, por nombrar solo algunas aplicaciones destacadas. En numerosos casos se trata de productos que llegan directamente a los consumidores. En su uso, desecho o reciclaje, estos nanoobjetos acabarán dispersándose en el medio, por lo que su presencia no intencionada en entornos naturales y su potencial toxicidad ecológica es tema actual de debate e investigación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.