Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2019
Fisiología animal

Cartas de los lectores: Cuerpo electrizante

He disfrutado leyendo «La temible y electrizante anguila», de Kenneth C. Catania [Investigación y Ciencia, julio de 2019]. Me gustaría saber qué experimentos se han llevado a cabo para averiguar cómo se protege la anguila de sus propias descargas eléctricas. ¿Se halla su sistema nervioso aislado o protegido de alguna manera?

Bruce Rogers

 

RESPONDE CATANIA: Se trata de una excelente pregunta. Mucha gente —yo incluido—siente curiosidad por saber qué mecanismo evita que las anguilas se electrocuten a sí mismas. Aunque nadie parece conocer todos los detalles, el lector va por buen camino. No cabe duda de que en el cuerpo del animal hay zonas de resistencia eléctrica baja junto a otras aislantes (sabemos que estas últimas existen alrededor de los electrocitos, las baterías biológicas de la anguila).

Al respecto, solamente puedo decir lo siguiente: las anguilas parecen protegerse a sí mismas solo a duras penas. En ocasiones se observa que una anguila que se ha enrollado sobre sí misma para amplificar el efecto eléctrico sobre su presa acaba sacudiendo las aletas con cada descarga de alto voltaje. Por tanto, incluso la anguila parece electrocutarse, aunque solo sea levemente.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.