Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Cartas de los lectores: La Antártida y el nivel del mar

«¿Se está desmoronando la Antártida?», de Richard B. Alley [Investigación y Ciencia, septiembre de 2019], argumenta que la fusión del glaciar Thwaites, en la Antártida occidental, causaría una elevación del nivel del mar de unos 3,5 metros. Sin embargo, no consigo reproducir los cálculos.

Por simplicidad, consideremos que un kilómetro es la diezmilésima parte de la distancia entre el Polo y el ecuador, tal y como fue definido originalmente. Esto nos da una longitud para la circunferencia terrestre de 40.000 kilómetros, lo que implica un radio de unos 6400 kilómetros y una superficie total de aproximadamente 510 millones de kilómetros cuadrados. Los océanos cubren cerca del 70 por ciento de esa superficie, lo que equivale a unos 360 millones de kilómetros cuadrados de superficie oceánica (una búsqueda en Google permite confirmar esta cifra).

En el mapa, el glaciar se asemeja a un triángulo rectángulo con catetos de unos 600 kilómetros, lo que supone un área de 180.000 kilómetros cuadrados. En lo que sigue supondré que solo cuenta la porción del glaciar que se halla por encima del nivel del mar.

El artículo afirma que el glaciar alcanza hasta 1,6 kilómetros sobre dicho nivel. Pero habrá lugares, como la costa, donde claramente no podrá ser tan alto, así que podemos asignarle una altitud media de 1,5 kilómetros. Mi estimación del volumen del glaciar sobre el nivel del mar asciende, por tanto, a unos 270.000 kilómetros cúbicos. Aun omitiendo el agua adicional que haría falta para invadir las zonas costeras, ese volumen solo bastaría para elevar el nivel del mar en unos 0,7 metros.

No pretendo afirmar que mi cálculo sea exacto, pero el resultado se aleja del dato ofrecido por Alley en un factor de 5. ¿Qué estoy omitiendo?

Dan Graifer

 

RESPONDE ALLEY: Los cálculos del lector son básicamente correctos. Sin embargo, el verdadero proceso sería más complejo. Hoy en día, la Antártida occidental se ve drenada por hielo que fluye en otras direcciones, como hacia las plataformas de Ross y de Filchner-Ronne, y también hacia el Thwaites. A lo largo de las partes más elevadas del casquete glacial discurren las llamadas divisorias continentales, las cuales separan las diferentes zonas de drenaje. Si el Thwaites se fundiera hasta la divisoria, dejaría allí acantilados de más de un kilómetro de altura que no serían estables. Hoy, tanto nuestra comprensión física del fenómeno como los distintos modelos nos dicen que, si se fundiese una de las principales cuencas de drenaje de la Antártida occidental, se abriría un acceso al hielo que ahora se halla en otras zonas de drenaje, lo que acabaría fundiendo las cuencas marinas de todas ellas. Al tener en cuenta estos procesos, el resultado final arroja, sin demasiada incertidumbre, una subida del nivel del mar de unos 3,3 metros.

 

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.