Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 2014Nº 452
Filosofía de la ciencia

Filosofía de la ciencia

Los valores de las ciencias

Del ideal de neutralidad del siglo XIX a la supremacía actual de la innovación.

Menear

¿Qué papel desempeñan los valores en el desarrollo de la ciencia? A finales del siglo XIX y principios del XX, la tradición positivista afirmaba que ninguno. Como mostró Robert N. Proctor en Value-free science? (1991), la idea de una ciencia neutra, sin valores, se remonta a la creación de la Real Sociedad londinense y al Royalist Compromise, acuerdo entre dicha institución científica y la monarquía británica según el cual los científicos tendrían libertad de investigación siempre y cuando no se involucrasen en cuestiones religiosas, políticas o morales.

En su Catecismo positivista, Auguste Comte afirmó que la ciencia tiene que ver con los hechos, no con los valores. Poincaré, Einstein y otros muchos científicos aceptaron plenamente ese postulado, que ha sido dominante en las comunidades científicas físico-naturales. El filósofo Max Weber lo trasladó a las ciencias sociales, al afirmar la Wertfreiheit («libertad de valores»). Según él, también los economistas y los sociólogos deben adoptar una postura neutral cuando investigan. La ciencia ha de buscar la objetividad y por eso ha de describir, comprender y explicar los hechos, pero sin emitir juicios de valor. En la tradición empirista y positivista, esos juicios son subjetivos, por eso caen fuera del discurso científico.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados