Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 1986
Arqueología

Almacenaje de grano en Assiros

En este yacimiento del norte de Grecia, los restos de grano carbonizado, procedentes de almacenes sepultados hace 3000 años, arrojan nueva luz sobre la construcción de los majestuosos palacios micénicos de la Edad del Bronce.

Las sociedades de la Edad del Bronce del Egeo, incluidas la cultura minoica de Creta y la micénica de Grecia continental, fueron ricas y complejas. Ocupaba su centro el palacio, residencia del gobierno y foco de la acción religiosa. El palacio desempeñaba también otra función crucial: almacenaba el excedente agrícola. La autoridad de los soberanos de la Edad del Bronce descansaba, en buena medida, en su disposición de provisiones de vino, grano, aceite y otros productos de la región circundante. Los convenios económicos y sociales que subyacen tras un sistema tan elaborado de almacenaje atravesaron, sin duda, un largo proceso de desarrollo, historia que no podemos tejer todavía con seguridad. Las pruebas directas —los granos recogidos— son perecederas. Añádase que los objetos de arcilla, metal o piedra atrajeron tradicionalmente mayor interés que los restos vegetales en los estudiosos de la Edad del Bronce. De ahí que las formas de almacenaje de alimentos que condujeron a la economía palacial disten de conocerse bien.

Pero la situación empieza a cambiar. Los arqueólogos de la Edad del Bronce del Egeo han adquirido mayor perspicacia en lo concerniente a las lecciones a sacar del registro botánico. En esa línea, cuando excavamos un poblado de la Edad del Bronce en Assiros (Grecia septentrional), a comienzos de 1975, nuestro equipo incluyó un arqueobotánico (Jones) durante la campaña. Los resultados justificaron con creces su incorporación. Cuidadosos muestreos de semillas, tomadas de los suelos de los edificios que habían sido destruidos por el fuego en la Edad del Bronce, revelaban que algunas estancias habían estado destinadas al almacenaje de granos. Por lo que se vio, dicho almacenaje debió ser, en Assiros, de tipo comunal, adoptando una forma intermedia entre la despensa familiar y la recaudación organizada de excedente, propia de la economía palacial plena. Assiros pudo constituir una suerte de comunidad que desembocaría, bajo condiciones apropiadas, en un centro palacial. Lo que explica la importancia que dicha localidad adquiere para desentrañar los orígenes de los grandes palacios de la Edad del Bronce.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.