Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 1986Nº 116

Astronomía

La cola del campo magnético terrestre

El viento solar arrastra al campo magnético terrestre formando una vasta cola cuya desorganización origina brillantes auroras y eyecta grandes masas de gas magnetizado al espacio interplanetario.

Menear

La Tierra reside en una vasta cavidad magnética. Llamada magnetosfera terrestre, la cavidad existe porque el viento solar, gas de partículas subatómicas cargadas que fluye continuamente del Sol, no puede penetrar fácilmente en el campo magnético terrestre. Antes bien, el viento solar alarga el campo formando una región más o menos cilíndrica que se extiende desde la Tierra hacia el espacio interplanetario como una manga de viento de millones de kilómetros de longitud. Esta región cilíndrica constituye la cola del campo magnético.

Nuestro conocimiento de la cola del campo magnético es el resultado indirecto de un prolongado esfuerzo por la comprensión de las luces amorales que brillan en los cielos a altas latitudes, esfuerzo en el que se empeñaron investigadores tan notables como Galileo, Halley, Celsius y Franklin. El progreso fue relativamente lento hasta el comienzo de la era espacial, hace aproximadamente 30 años, cuando los satélites portadores de instrumentos científicos vinieron en auxilio del estudio del espacio interplanetario que rodea la Tierra. Así se llegó al descubrimiento y exploración de la magnetosfera terrestre. Las exploraciones, a su vez, condujeron a una conclusión general: el viento solar y la magnetosfera forman un gran generador eléctrico, en el que la interacción entre los campos magnéticos y el plasma (el gas de partículas del viento solar) convierte la energía cinética del movimiento del viento solar en electricidad.

Puede conseguir el artículo en: