Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2019Nº 509
Cartas de los lectores

Neurociencia

Gratuito

Cartas de los lectores: El misterio de la consciencia

Menear

Las salvas contra Daniel Dennett lanzadas por Christof Koch en «¿Qué es la consciencia?» [Investigación y Ciencia, agosto de 2018] yerran el tiro. Su argumento básico es: (1) Dennett, motivado por la creencia de que vivimos en «un universo material e irrelevante», niega que podamos tener experiencias conscientes; (2) siento dolor de muelas; (3) por tanto, Dennett está equivocado.

Quienes hayan leído bien a Dennett reconocerán la falsedad de la premisa inicial. Dennett entiende la realidad del dolor; su objetivo es fomentar la cautela al teorizar sobre nuestra propia consciencia: dada la complejidad del cerebro humano, cabe esperar que algunas de nuestras intuiciones sobre su funcionamiento estén equivocadas.

Christopher Taylor
Madison, Wisconsin

Responde Koch: En su libro de 1991 Consciousness explained, Dennett argumenta que las personas están terriblemente confundidas al respecto. Lo que quieren decir cuando relatan sus experiencias —porque eso es la conciencia— es que poseen ciertas creencias sobre sus estados mentales; cada estado presenta unas propiedades funcionales distintas y comportamientos diferentes. Una vez explicados estos resultados, ya no quedaría nada más por explicar: la consciencia es cuestión de actos.

Esa visión materialista y eliminadora niega la existencia de todo lo que vaya más allá de la función y de las disposiciones de comportamiento asociadas, y me resulta extrañamente incongruente con mi experiencia. ¿Cómo puede ser mi dolor de espalda una creencia y no un atroz estado subjetivo? Tras haber cenado innumerables veces con Dennett, uno de los filósofos más elocuentes y eruditos que conozco, puedo afirmar que fuera del horario laboral actúa como si tuviera experiencias, al igual que los demás.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados